JOVENYBONITAcartel “JOVEN Y BONITA”,  François Ozon.
Drama (de) adolescente (rebelde), despertar sexual y prostitución (diurna).
95 min. Francia.
Estreno 7 de marzo

Isabelle acaba de celebrar su diecisiete cumpleaños: es una muchacha en flor y es “Joven y Bonita”. Se gusta (aunque no lo reconozca o no lo sepa todavía), sabe gustar (aunque no se le note o no se dé cuenta), y quiere sentirse deseada (aún cuando no lo expresa con palabras o no sea consciente de ello). ¿Y qué hay mejor que eso? Como todos los de su edad, Isabelle está conociéndose y buscando su sitio, su cuerpo se está transformando y se acerca a la vida adulta. Pero ella no es una adolescente cualquiera: Isabelle se prostituye, y no por necesidad económica.

El.director.Francois.Ozon.presentando.JOVEN.Y.BONITA.en.Madrid

El fin de “Mis Súper Dulces 16”

Las cuatro estaciones de… Isabelle. Tras una mala primera experiencia sexual, entre el dolor y la nada, Isabelle buscará ese placer prometido como prostituta de día, abriéndose al mundo sin consideraciones o ataduras morales (a lo “belle de jour” pero sin las ensoñaciones, el placer perverso por la sumisión de Séverine, o su sentimiento de culpa). A través de las cuatro estaciones y en lo que dura un año escolar, nos convertiremos en mirones del despertar sexual (y emocional) de la protagonista. Primavera, verano, otoño e invierno; acompañada cada estación del año por un tema de Françoise Hardy, canciones que reflejan el amor adolescente, romántico e idealizado, que se opone a la visión más cruda de la adolescencia que Ozon se marca para esta ocasión. Las piernas largas de Isabelle pertenecen a Marine Vacth, un rostro conocido de campañas de Yves Saint-Laurent, Ralph Lauren y Chloé, en el que es su primer papel protagonista (como Stacy Martin o Mia Goth en el alucine sexual de Lars Von Trier) y que ya le ha valido una nominación al César del cine francés a la Mejor Actriz Revelación.

JOVENYBONITA7

JOVENYBONITA2

Cumplir años siempre es duro, también cuando no son más que 17. Ozon siempre ha creído que el cine tiende a idealizar la adolescencia y por eso quiere recordarnos ese periodo como una época complicada y de transición. Todos hemos sentido ese salto a la vida adulta más hormonal que emocional, con un volcán fisiológico a punto de estallar en nuestro interior, confusos entre nuestra identidad y deseo, con una sexualidad temprana aún no conectada con nuestros sentimientos. ¿Es por tanto pura perversión o una experiencia de autodescubrimiento lo que acontece dentro del cuerpo de Isabelle? Así como la gran mayoría de nosotros tiramos por el onanismo, la imaginación y el “ver venir” en esos primeros años de ebullición sexual, la bella de día adolescente prefiere adentrarse en el sector de la prostitución diurna rompiendo así su rutina con una experiencia prohibida para conocerse a sí misma en primera persona: Yo, puta.

JOVENYBONITA9

JOVENYBONITA11

“Su hija lleva una doble vida…”. Claro está, no todo va a ser placer, frivolidad y poesía libidinosa de la entrepierna al corazón… la prostitución trae escándalo, y más si la que la ejerce es menor de edad, de posición burguesa y con pinta de no haber pasado de la segunda base. Isabelle no solo tendrá que intentar entenderse a sí misma, sino que además tendrá que encontrar los argumentos adecuados para que los que la rodean comprendan qué es lo que le ha impulsado a poner precio a su cuerpo de una manera tan visceral y silenciosa. ¿Sabrá y podrá hacerlo? ¿Y querrá hacerlo?

JOVENYBONITA10

JOVENYBONITA6

Y es que no todo requiere un juicio moral… o al menos no debería. Des-auto-censurémonos cuanto antes. Ozon sugiere e insinúa con tantas armas para el deleite visual y el gozo contemplativo como las que tiene Isabelle para “lo suyo”, sin dudas, sin arrepentimientos y sin miedo al “qué dirán”. No se trata de entender lo acontecido, sino de agarrarlo de la mano, sin preguntas, para poder encontrar respuestas, sean las que sean, lo que viene siendo: dejarse llevar. Porque pocas cosas tienen tan poco sentido lógico y racional como los secretos y rincones de nuestra sexualidad y su identidad libidinosa (más allá de la explicación científica, claro). Así pues, acompañemos a Isabelle por las escaleras mecánicas del metro y hasta los pasillos de los hoteles al encuentro de lo desconocido (ella misma), compartiendo su nudo en el estómago, su respiración cada vez más ansiosa y ese temblor de piernas que le hace despertar de esa realidad letárgica y confusa que nos rodea. Regodeémonos en sus y nuestros jadeos y humedades, desabrochémonos el primer botón de la camisa, blusa y/o pantalón tanto como nos lo pida el cuerpo (y su alma), y veamos hasta dónde nos lleva y queremos llegar. Por una vida sexual de NC-17 como mínimo y aspirando a la triple X. Quiere mucho, quiérete más y, por supuesto, déjate querer por los demás. Sea como sea, con quién sea y dónde sea. Y no te dejes ningún rincón. Porque el (buen) sexo es (buena) vida.

JOVENYBONITA8

JOVENYBONITA5

 

MUST WATCH

Ideal para: Desinhibirse y desvestirnos, de arriba abajo y de dentro hacia afuera. Para descubrir que nunca es tarde, o demasiado pronto, para rebuscarse a uno mismo, sea de la manera que sea y con quien sea. Para recordarnos que las reglas las pones tú, solo existe la auto-censura… el resto es puro invento. Para voyeuristas y mirones de lo propio y de lo ajeno. Para gente siempre “con ganas”, o para que, por lo menos, nos piquen las cosquillas.

Llévate a: A los que enjuician todo lo que se menea, a aquellos con un “No” constante en la boca, a mojigatos, a estrechos de mente y de piernas. A los que crean que una película con prostituta tiene que ser sucia, degradante  o sórdida. A ese amigo/a que nunca ha hablado de sexo (hasta ahora).

Te gustará si: Consideras la sexualidad como deidad suprema y la seducción como arma de destrucción masiva y uno de tus pasatiempos favoritos. Si eres de los que pulsaría el botón donde dice “No tocar”. Si la palabra “puta” te parece un insulto demodé. Si alguna vez has jugado a pensar cuánto valdría pasar una noche (o media hora) contigo. Si todavía sigues descubriéndote día a día, rincón a rincón, en la bañera y fuera de ella, y además, resulta que siempre descubres algo nuevo.

Videoteca de parecidos razonables: Por coincidir en horario laboral, “Belle de Jour”, de Luis Buñuel, con Catherine Deneuve como Séverine, solo disponible de 2 a 5 de la tarde. Ya al caer el sol, la casa de citas cinematográfica se llena de muchas más señoritas y damas de la compañía, para todos los gustos, servicios y clientes: “Monster” (Charlize Theron como Aileen Wuornos); “Las noches de Cabiria” (la confiada María Ceccarelli y su “tres noches y tres hombres” en Roma); ‘Pretty Woman’ (la prostitución made in Hollywood meets “La dama y el vagabundo”). Hay ocasiones incluso en las que el sexo de pago se multiplica, como en “American Psycho” o “Shame”. “Una proposición indecente” es un buen ejemplo del morbo de poder tasar lo deseado: un millonario (Robert Redford) ofrece a un matrimonio 1 millón de dólares por pasar la noche con la esposa (Demi Moore). Más romántico es el ejercicio de la prostitución de Emily Watson (“Rompiendo las olas”) en favor del paralítico apetito sexual de su marido, un inválido Stellan Skarsgård. Dame más. ¿Más?: La pomposa Satine en “Moulin Rouge”; Kim Basinger con hábito en “LA Confidential”; la pecaminosa Rosario Dawson en “Sin City”. Calle arriba, calle abajo: las “Princesas” de barrio con Candela Peña (que nunca sabrá qué es la nostalgia); una embriagadora Elisabeth Shue en “Leaving Las Vegas”; o Jodie Foster como la jovencísima (demasiado) “Iris” o “Easy” en “Taxi Driver. Más “high-class”: Amanda Seyfried como la cortesana psicópata “Chloe”; Sasha Grey, de actriz porno a prostituta de lujo en “The Girlfriend Experience”; o una narcoléptica Emily Browning en “Sleeping Beauty”. Dentro del servicio de caballeros: “American Gigoló”, “Cowboy de medianoche”, “Mi Idaho privado”, “Sonny”…

Filmografía selecta de François Ozon: Autor con mayúsculas, todo un estudioso de la feminidad y con especial gusto por las mujeres fuertes. Considerado por mucho tiempo como el “enfant terrible” (ya tiene 46 años, y 15 películas) de la cinematografía gala. Entre otras: su primer largometraje como titiritero, “Sitcom”; “Los amantes criminales”, entre el cuento de hadas y el suceso realista; “Gotas de agua sobre piedras calientes”; “5×2”; “Ricky”; “Mi refugio”… En el poliedro femenino “8 mujeres” reunió a lo más granado del cine francés para su “Diez negritos” naif, con la convergencia coral de divas como Catherine Deneuve, Emmanuelle Béart, Isabelle Huppert, Fanny Ardant, Virginie Ledoyen… Tras “Bajo la arena”, volvió a recurrir a Charlotte Rampling para “La Piscina”, la cambió por Jeanne Moreau en “El tiempo que queda”, y se agarró a Catherine Denevue para “Potiche”. Con “En la casa”, Concha de Oro en el Festival de San Sebastián de 2012, Ozon nos invitaba a jugar con la realidad, ficción y el voyeurismo (la vida del prójimo y “La ventana indiscreta”). Director experimental, hábil con la deconstrucción de géneros y siempre juguetón con el metalenguaje cinematográfico y con el suspense.

MUST: Premio “Otra mirada” en el Festival de Cine de San Sebastián de 2013, galardón otorgado por TVE y dedicado al cine que mejor refleja el universo femenino. Por abrirnos un paisaje lírico y poético sobre la prostitución como despertar y aventura sexual a través del laberinto de pasiones  de su protagonista, entre cándida y hermética. Por ser la hermana bonita y más recatada, y mucho más sugerente, de “Nymphomaniac”, de Von Trier. Por el “cameo” de la no tan joven pero siempre bella Charlotte Rampling. Por su misterio, su ausencia de prejuicios y juicios moralistas conclusivos, su hipnotismo, y por sus miradas ocultas y furtivas. Por su sobria carnalidad y su sexualidad melancólica. Por ser un cuento sobre la fragilidad y belleza de la adolescencia con un collage de imágenes y música tan sobrio como evocador. Y porque nos recuerda que cuando se trata de practicar sexo o “hacer el amor”, en la cama o fuera de ella, todos seguimos siendo igual de jóvenes y bonitos.

Con diecisiete años, no puedes ser formal. 
-¡Una tarde, te asqueas de jarra y limonada, 
de los cafés ruidosos con lustros deslumbrantes! 
-Y te vas por los tilos verdes de la alameda.

(…)

Arthur Rimbaud, “Aventura

 

Bandas Sonoras No Originales:

 

 

 

 

 

Trailer oficial subtitulado en español:

 

Coméntalo

comentarios