Los collages de Joe Webb se hicieron conocidos cuando comenzó a subirlos a su Tumblr e, inmediatamente, se convirtieron en un fenómeno viral. Aunque muchos de vosotros no asociéis el nombre del artista a su obra, lo más probable es que hayáis visto, o bien cuchicheando Tumblr o bien pululando por la red, alguno de sus collages. Su primera serie, en la que hombres a lo Magritte interactuaban y besaban a preciosas mujeres, fue un fenómeno instantáneo, tanto fue así que al poco tiempo se pudo encontrar a la venta su obra en la galería Saatchi de Londres.

Ya han pasado varios años desde aquello y el inconfundible estilo de Joe Webb sigue evolucionando de una forma asombrosa y completamente depurada. Si la máxima que sigue es la de realizar collages únicamente con la ayuda de sus manos, tijeras y pegamento, sus imágenes han pasado de ser unas preciosas y únicas metáforas contemporáneas sobre el amor y el estilo de vida a convertirse en impactantes paradojas visuales de nuestro tiempo: tormentas, cambio climático, entre muchos otros temas, que son siempre tratados con mucha ironía y sentido del humor.

Comenzó a realizar estos impresionantes collages como una respuesta ludita (corriente británica del s. XIX que luchaba contra la maquinaria y la Revolución Industrial) a su trabajo del día a día con el ordenador. Y, aunque tiene iPhone, Tumblr y página web, él mismo declara que le hubiera gustado haber nacido hace cien años.
Si con todo esto no os pica la curiosidad sobre su trabajo, obra y persona, actualmente muestra y vende su obra en la exposición Art14 London, además de seguir en la Saatchi, y hace muy poco tiempo realizó una reinterpretación en movimiento de la obra The Reading Girl, de Théodore Roussel, a modo de gif, para la 1840´s GIF Party de la Tate Britain de Londres.
Dejad Joe Webb os muestre el mundo tal y como él lo ve.

Coméntalo

comentarios