1

 Desde un diminuto vaso de sake hasta una obra maestra de la arquitectura de Tadao Ando, las creaciones japonesas parecen nacer de la pura perfección. Basta pensar en la calma de un lago en medio de un paisaje nipón (incluso la naturaleza es cómplice de esta pureza), las líneas rectas e impecables de edificaciones modernas y la vestimenta clásica de un habitante de la región para ponernos en situación. Esta misma sensación de paz es la que busca (y logra) transmitir la actual colección primaveral de Lucio Vanotti. Nos apresura a hacer un trueque entre el aroma de las flores y sus vivos colores (que tanto representan esta temporada) por el olor fresco de la tierra. Sí, tierra japonesa que trae magia minimalista, sencillez en cortes limpios, líneas y colores básicos -además de sólidos en su gran mayoría-, y formas totalmente geométricas incluso cuando se trata de algún que otro print.

2

3

4

5

Coméntalo

comentarios