El rap y el hip-hop son el nuevo rock&roll. Es decir, si en su momento el rock&roll fue transgresor y revolucionario y había reyes (y reinas) del rock&roll que movían masas y causaban histerias, en la actualidad las reinas y reyes del hip-hop y el rap son la nobleza del s.XXI. Si la alta alcurnia musical y global, Jay Z y Beyoncé y Kanye West, son la realeza contemporánea y seguimos y ensalzamos cada paso que dan, ya en los años 80 había personajes que tuvieron la visión de ensalzar el hip hop, en su época más dorada y gloriosa, como uno de los referentes de nuestra época (muy) a tener en cuenta. Este es el caso de la fotógrafa londinense Jannette Beckman. Ella es una de las mejores fotógrafas de los últimos años que supo captar la esencia de grupos como Salt’n’Pepa, Run DMC y Public Enemy y la esencia de Nueva York cuando tenía en común con el punk que era subversivo, no había dinero y lo único que importaba era la creatividad, la garra y el talento.

Jannette trabajaba para la revista Melody Maker en Londres en el año 1982 y tras fotografíar el primer show de hip hop que llegó a Europa, decidió mudarse a Nueva York porque sintió que tras el punk, había un nuevo renacimiento cultural que eran el rap y el hip hop.
Comenzó a fotografiar a personajes de rap y música porque, cuando se presentó en grandes discográficas, tras haber retratado a personajes como Joe Strummer, de The Clash, Keith Haring, The Police o Boy George, ninguna de ellas mostró interés; sin embargo, pequeños sellos de hip hop le prestaron atención y ahí es cuando conoció a los personajes más ilustres, a la verdadera realeza de este género que eran LL Cool J, The Beastie Boys o a Run DMC para la icónica revista británica The Face.

Descubrir las imágenes de visionarias como Jannette Beckman es algo completamente inspirador porque nos hace ver que no sólo hubo una época dorada en la que la autenticidad y la música era lo único que importaba, sino también que podemos y debemos estar atentos a lo que pasa a nuestro alrededor porque, quizá, sólo quizá, podremos estar dentro de un nuevo movimiento cultural sin nosotros siquiera saberlo.

Coméntalo

comentarios