5

A lo largo de la calle lateral del museo Avenue en Montreal, Canadá, podrás encontrar hasta el final de verano la instalación Dance Floor. Esta obra consiste en una calle pintada con huellas de zapatos en dorado. El efecto óptico que consigue es el de una pista de baile con miles de personas de pie, bailando muy pegadas las unas a las otras. El arquitecto y artista Jean Verville ha pintado nada menos que 5.000 huellas que contrastan con la zona, mucho más sobria y recatada y con la exposición Pompeii acogida en ese mismo museo.

3

2

4

Coméntalo

comentarios