El espontáneo creador de la expresión Shit Happens, esa condensación de metafísica de primer grado que tan socorrida resulta a los angloparlantes para expresar engorros fortuitos, fue enterrado en el más total de los anonimatos.

No sucederá lo mismo con Hungry Castle, estudio creativo fundado en Barcelona por Dave Glass y Kill Cooper cuyo lema, “Make Cool Shit Happen”, da buena cuenta de su empeño por dar a luz proyectos de apariencia trivial, pero susceptibles de crear un impacto cultural e involucrar a la audiencia (no sólo) a través de redes interactivas.

Para eso está, precisamente, su Cool Shit: arte-que-inspira-a-la-moda-que-financia-el-arte, un círculo tan vicioso como estimulante. adidas, HP y diversos festivales de música internacionales son algunos de los clientes que han sucumbido al encanto de sus piezas tridimensionales a gran escala à la Jeff Koons, que han sido exhibidas en galerías de Nueva York, Reino Unido, España y Miami. He aquí una pequeña muestra de todo lo que saben hacer.

Coméntalo

comentarios