1-desfile-hiperasia-final
Desfile de la colección HiperAsia de Wellness y El Guincho en la jornada de diseño emergente de MBFWM.

Abrir una ventana a la reflexión sobre el consumo y la logomanía, convertir el merchandising en objeto de culto, desempolvar la cara más ingeniosa del fake, aportar a la corriente genderless, explorar nuevas maneras de distribuir y comercializar la música… La dilatada lista de objetivos cumplidos de HiperAsia podría, no obstante, resumirse en un solo punto: cambiar el chip. Manuel Mourentan (cabeza de la marca Wellness) y Pablo Díaz Reixa (productor y artista detrás de El Guincho) son los artífices de este proyecto ganador de
l Samsung EGO Innovation Project, que aterrizó sobre la pasarela de la jornada dedicada al diseño emergente de la MBFWM con afán de permuta. De su admirable y necesaria negativa a asumir las cosas tal cual son, surge esta colaboración.

Puedes vestirte con el nuevo álbum de El Guincho, por abstracto que parezca. Los temas que componen HiperAsia se encuentran alojados mediante tecnología NFC en una sudadera y una pulsera, a su vez key pieces de la colección de ropa.

¿Por dónde empiezan los cambios? Si precisamos, podríamos afirmar que es otro chip el que aporta su buen puñado de arena al cambio de ese chip alegórico que hay dentro de nuestra cabeza: un chip con tecnología NFC, en concreto. En la colección HiperAsia la información forma parte de cada prenda, lo que permite al usuario acceder a contenidos digitales alojados en las mismas a través de un móvil o un ordenador. Prueba de ello es que, por ejemplo, puedes vestirte con el nuevo álbum de El Guincho, por abstracto que parezca. Los temas que componen HiperAsia se encuentran alojados en una sudadera y una pulsera, a su vez key pieces de la colección de ropa (puedes hacerte con ellas aquí). Ellos mismos nos han contado más detalles.

4-hiperasia-nfs-3

¿Qué queríais comunicar con este desfile? ¿Creéis que ha llegado el mensaje que queríais transmitir?
Manuel: Sí, yo creo que se entiende. La idea era descontextualizar prendas adjudicadas a un determinado oficio o función para otorgarles un nuevo atributo o valor. También hemos trabajado sobre el concepto del producto falsificado, como la camiseta de Michael Dior. Dentro de nuestra marca, Wellness, hemos creado otra especie de marca falsa, HiperAsia, en torno a la idea de la falsificación, los productos fake

¿Por qué creéis que se ha hecho tan viral toda esta corriente de fakes?
Manuel: El desarrollo natural del arte o del diseño es siempre buscar nuevos caminos. Creo que llevamos más de 50 años ultra invadidos por marcas y logotipos que al final ya forman parte del imaginario colectivo, de la época que nos ha tocado vivir. Quizás ya ha llegado un punto en el que esta época ha llegado a su fin, la gente se va dando cuenta de qué significado tienen estas marcas y en ese punto estamos. Aunque también creo que el tema fakes empieza a estar cada vez más muerto ya…

¿Cómo le explicarías lo que es la tecnología NFC a tu abuela?
Pablo: Es Near Field Communication, comunicación de campo cercano. Es decir, que todo lo que pongas cerca del chip, este lo reconoce y activa algo en tu teléfono. Sería algo así como un cajón del siglo XXI.

¿Qué posibilidades tiene esta tecnología además de pagar un café en Starbucks con el móvil?
Manuel: Creo que los usos de las cosas no dependen más que de la creatividad del usuario. Es decir, no podemos marcar unas pautas de para qué sirve o para qué no. Esto es un chip que recoge información, qué información recoge depende ya de ti.
Pablo: Es como si nos preguntásemos para qué se utiliza un disco duro… En HiperAsia, esto te permite acceder a música, vídeos, y a toda una serie de mundos en 3D. Esto se suma al propio valor que tiene la prenda en sí.

5-hiperasia-nfc-2

Pablo (El Guincho): “Un buen indicador de que estás haciendo las cosas bien es cuando la gente te dice que lo estás haciendo fatal”.

¿Por qué el nombre de Wellness?
Manuel: Es un término que le viene a la marca muy bien. Significa bienestar, aunque la marca en sí no tiene nada que ver con ello. En su momento, preferimos trabajar en vez de con nombres completos con conceptos que llevasen a muchas cosas. Wellness era una palabra que sonoramente nos gustó mucho.

A vosotros os sobra concepto pero, ¿está esto reñido con la comercialización de vuestro producto? Vuestra web es rabiosamente original, pero podría despistar a más de un potencial cliente no demasiado puesto en cultura 2.0…
Manuel: Wellness es un poco un organismo vivo, no comercializa sus prendas sino que busca otros modos de “vender” por así decirlo. En realidad no vendemos nada de las colecciones que hacemos. Las prendas que se hacen tienen un fin, que es el disfrute, hacer unas fotos de puta madre, que quede todo guay… y después intentar con cada una de las colecciones hacer merchandising de sudaderas básico y a partir de ahí crear un canal de comercialización, aunque en realidad a Wellness no le interesa vender las cosas que hace.
Pablo: En la música esto también ha cambiado. La gente antes hacía música para después crear vinilos o CDs y venderlos, pero hoy en día la comercialización de la música es mucho más abstracta, puede ser un vídeo en YouTube, puede ser un streaming, puedes directamente regalar tu música como Chance The Rapper y ganar tres Grammys… porque todo eso genera valor de otra manera, y Wellness genera muchísimo valor más allá de una transacción económica.

¿Qué tipo de valor?
Manuel: El valor genera trabajo, el trabajo interés y ese interés se va transformando en invitaciones, repercusión…

En Wellness habéis llevado a cabo proyectos como el Dubai Water Ltd, una colección que, entre otras cosas, surgió para aportar un granito de arena a la lucha por el derecho al acceso universal al agua potable. ¿Hasta qué punto crees que el diseño de moda puede ser efectivo en cuestiones de igualdad social?
Manuel: Ahí, además de la cuestión social, hicimos hincapié en el desarrollo de producto. Se creó una marca de agua falsa, se le atribuyó un nombre, Dubai, uno de los países más secos y con menos acceso al agua potable. Esas contrariedades llevaron a hacer la marca Dubai, a crear un producto falso y a raíz de ahí elaborar prendas de estética “promocional”, de esas que te regalan… Y esas prendas fueron las que después convertimos en colección. Creamos un producto falso y le dimos todas las salidas posibles. También es cierto que después hicimos con Dubai una fundación para ayudar a países con estos problemas. Nos hubiera gustado acabar construyendo algún sitio de agua potable en algún punto de África, pero no pudimos…

Previamente con vuestra primera colección hicisteis unas fotos con Yung Beef antes de que Pxxr Gvng fuera un fenómeno viral estudiado hasta en universidades. ¿Cómo fue esto?
Manuel: En Wellness tenemos un recorrido creo que poco reconocido, pero hemos sido precursores de muchas cosas. Además de eso, también la colección de los logos, antes de que se pusiera tanto de moda ese rollo. Yo que sé, sabemos elegir bien las cosas, nada más.

¿Qué le diríais a alguien que quiera empezar con un proyecto de esos que cuesta explicar?
Manuel: Depende de lo que busque en la vida, si quiere ganar dinero que se meta a la Universidad. Si no, a sufrir y tirar para adelante.
Pablo: Un buen indicador de que estás haciendo las cosas bien es cuando la gente te dice que lo estás haciendo fatal. No tener miedo de cagarla ni de equivocarse.

Manuel (Wellness): “Creo que los usos de las cosas no dependen más que de la creatividad del usuario. Es decir, no podemos marcar unas pautas de para qué sirve o para qué no”.

8-desfile-hiperasia

Aquí algunas imágenes del desfile durante la jornada del Samsung EGO en MBFWM, en el que diez looks eclécticos surcaron la pasarela mientras El Guincho actuaba en directo, poniendo banda sonora a cada uno de ellos.

Coméntalo

comentarios