Girlpool encarnan el paradigma de banda lo-fi de la costa oeste. Dos chicas en la tardío adolescencia, sincerándose ante el micro con letras sencillas y honestas, cargadas de pullas hacia ex-novios o alrededor de los novios cool con los que fantasean tiradas en su sofá un viernes por la noche. A Harmony Tividad y Cleo Tucker les basta con una guitarra y un bajo para construir un punk lo-fi que se adhiere al oído gracias a la presión que ejercen sus melodías pegadizas. Un discurso DIY, simple, pero lleno de vitalidad, que se aprecia tanto en su look despreocupado, como en los videoclips construidos a través de vídeo domésticos en los se graban a sí mismas.

Originarias de LA pero trasladadas a Philadelphia, el 1 de junio lanzan su primera larga referencia, “Before the world was big” –anteriormente publicaron el Ep “Plants and worms”–, título que parece aludir a ese tránsito entre la adolescencia y la edad adulta que afecta a las propias artífices del disco.
Pero también es el título que da nombre al primer single, y uno de sus cortes más reconocibles y celebrados, en el que dan salida a toda esa angustia tan sincera con los mínimos elementos a disposición pero sin descuidar nunca esa inmediatez de tener tan a mano el pulsador de las melodías pegadizas.

Canciones que no sobrepasan los 3 minutos y que nos remiten a la vitalidad y la despreocupación de esos días de angustias, sorpresas y gozo… mucho gozo.

“Before the world was big” sale a la venta el 1 de junio editado por Whichita.

Coméntalo

comentarios