collage

Con la actual circunvalación de retromanía obsesiva que domina el panorama musical, que un sello discográfico de hoy en día aporte una forma alternativa de rebuscar vetas en el futuro a través de las grutas inexploradas del pasado resulta casi un hito. La caja fantasma es el refugio de un mundo de teorías que se empapan de l@s grandes visionari@s de la BBC de los años 50 y 60, tal como la irrepetible Delia Derbyshire, la misma que compuso el tema de cabecera del Dr. Who, versión original. Obsesionados con la estética y el discurrir vital de aquella época, grupos como The Focus Group o Moon Wiring Club han hecho del videoclip una misteriosa forma de expresión visual de su música: un portal hacia los tiempos en los que la percepción del futuro era la antítesis de lo que es en Black Mirror: una Arcadia idealizada donde los robots hacían las tareas domésticas y el posmodernismo era una herramienta estética asociada a una funcionalidad disfuncional… Indagadores en regresar a los inventos electrónicos de hace medio siglo, en Ghost Box el ideal está prefijado en una dirección: reescribir el pasado como forma de mostrar el futuro. Aquí, cinco ejemplos representados por un repóquer de LPs a reivindicar.

 

HINTERMASS: “THE APPLE TREE”

Portada de "The apple tree" de  Hintermass
Portada de “The apple tree”, de Hintermass

Dúo formado por Tim Felton, de los siempre añorados Broadcast, y Jon Brooks, el cerebro detrás de The Advisory Circle. Su primer LP responde al sueño de fundir la hipnosis del folk naturalista con el apego sideral que caracteriza a la kosmische alemana de los años 70. Decir que este fue uno de los discos más hermosos del año pasado es quedarse corto. Para sumergirte sin pensar en destinos ni demás límites.

 

THE SOUNDCARRIERS: “ENTROPICALIA”

Portada de Etropicalia de The Soundcarriers.
Portada de “Etropicalia”, de The Soundcarriers.

Prefijados en la dinámica kraut, tan característica de la mayoría de formaciones de este sello, The Soundcarriers abogan por la vertiente rítmica de la gran invención teutona. Con sólo avisar que cualquier otra propuesta krautrock de hoy en día no alcanza la ambrosía imprevisible de este disco es más que suficiente.

 

BELBURY POLY: “THE WILLOWS”

Portada de The Willows de Belbury Poly.
Portada de “The Willows”, de Belbury Poly.

Clásico de la vertiente hipnagógica de este sello, que en este disco alcanzó el summum de su inspiración por medio de todo un tratado sobre la Inglaterra espectral de los años sesenta. Sin embargo, en vez de folk, aquí lo que se cierne es un océano de sintes mayestáticos que parecen rendir homenaje a Klaus Schulze.

 

THE ADVISORY CIRCLE: “OTHER CHANNELS”

Portada de "Other Chanels de The Advisory Circle.
Portada de “Other Chanels”, de The Advisory Circle.

Sin duda uno de los discos más brillantes del siglo XXI, la correlación entre la estética posmodernista del vídeo y la fluctuación de ritmos enigmáticos es perfecta. O cómo los modelos de vida prefabricados esconden el peor de los terrores: la despersonalización en pos del objeto como ideal.

 

THE FOCUS GROUP: “HEY LET LOOSE YOUR LOVE”

Portada de "Hey let's loose your love de The Focus Group
Portada de “Hey let’s loose your love”, de The Focus Group.

El proyecto de Julian House, el capo de Ghost Box. Cacharrería electrónica como tobogán hacia escenas concretas de un pasado de revistas de peluquería, programas de televisión para gimnasia casera y anuncios turísticos imposibles. ¿El reverso grotesco de Mad Men? Eso y mucho más

Coméntalo

comentarios