foto3Fotografía PETER CRYER. Estilismo HARRY LAMBERT (Bryan Artists). Casting TM CASTINGS. Peluquería TINA OUTEN (Streeters). Maquillaje JENNY COOMBS (Streeters). Calzado TIMBERLAND. Joyería SLIM BARRET. Colaboración con DICKIES LIFE.

El mundo de la moda está saturado de firmas que quieren transmitir un determinado mensaje y que luchan por difundir sus ideas a golpe de colecciones temporada tras temporada. Liam Hodges viene decidido a mostrarnos lo contrario: una marca que está cogiendo cada vez más fuerza, centrándose sólo en hablar de su producto. Sus colecciones son sinceras, coherentes y buscan la “usabilidad”. Sus prendas son atemporales y transmiten una sensación de continuidad permanente, que el propio diseñador justifica así: “Las chaquetas se venden todo el año porque en algún lugar de la Tierra hace frío en estos momentos. No pasa lo mismo con los pantalones cortos. La gente no quiere comprarlos durante todo el año porque no siempre es temporada de vacaciones”. Coherencia y honestidad tanto en los diseños como en el diseñador. Aunque este mensaje no quiere decir que el menswear propuesto por Hodges no esté a la altura de la vanguardia ni de las últimas tendencias. Esta primavera-verano presenta diseños capaces de ganarse a sus clientes con los ojos cerrados: bombers, sudaderas y camisas versión XL, pantalones extra anchos y muchos bolsillos. Ropa funcional y sencilla para el día a día. Nada de artificios ni de ostentación. Liam Hodges apuesta por el confort y el estilo oversize, inspirándose en las camisas y uniformes de trabajo y en la técnica patchwork. Y en los pies, botas Timberland. Está claro que el hombre de Liam Hodges viene pisando fuerte.

foto1

Ropa funcional y sencilla para el día a día. Nada de artificios ni de ostentación.

foto8

foto7

Coméntalo

comentarios