audrey
Audrey Hepburn y su marido Mel Ferrer fotografiados por turistas, Cap d’Antibes, 1956 © Edward Quinn

Niza, Montecarlo, Saint Tropez o Cannes son algunas de las ciudades en las que pensamos inevitablemente si nos mencionan la Costa Azul. Llenas de paseos bordeados con palmeras, callejuelas pintorescas y unas espectaculares vistas al mediterráneo, son muchas las ventajas de este paraíso que en su día conquistaron a la jet internacional. Precisamente, la década de los años cincuenta fue una de las más movidas en la Riviera Francesa. Su capital, Niza, se convirtió en una de las ciudades más excitantes del planeta, un imprescindible a la hora de cambiar de aires y vivir mañanas de glamour y noches de desenfreno. El rock&roll y los bikinis, con efecto comparable al de una bomba atómica en el resto de Europa, eran el día a día de este edén. 

tenis
Peter Ustinov jugando al tenis, Monte Carlo, 1955 © Edward Quinn
brigitte
Brigitte Bardot, Festival de Cine de Cannes, 1956© Edward Quinn.

Aunque hoy en día sigue conservando intacto el encanto que la caracterizó en esta época gracias a la burguesía y la aristocracia internacional, la Riviera Francesa vivió su mayor auge en los cincuenta. Uno de los fotógrafos que mejor supo captar su esencia fue Edward Quinn, un irlandés que viajaba a menudo a la Costa Azul para fotografiar a líderes mundiales, playboys y figuras del arte, el cine, la literatura o la música. Sólo él relató como nadie este patio de recreo influenciado por las tendencias internacionales, el lujo y la diversión constante. Ahora, todas estas fotografías se reúnen en un nuevo libro publicado por TeNeues (editado por Heinz Bütler y Gret Quinn, en colaboración con el Archivo Edward Quinn), Riviera Cocktail. Côte d’Azur Jet Set of the 1959s. 

liz
Mike Todd y su mujer Elizabeth Taylor, Monte Carlo, 1958 © Edward Quinn
foto1
Marlon Brando, 1954 © Edward Quinn

Sus trabajos más memorables incluyen imágenes de una todavía desconocida Audrey Hepburn, la primera vez que Grace Kelly conoció a Rainiero de Mónaco, una precoz Brigitte Bardot o instantáneas de los ya conocidos Sophia Loren, Marlon Brando y Liz Taylor. Su exigente mirada tras el objetivo también se fijó en el incombustible Picasso, el genio Dalí, el armador Aristóteles Onassis o el actor Gary Cooper. Con una técnica de lo más pulida y mucha paciencia y encanto, Quinn fue capaz de capar algunos de los momentos de la postguerra más memorables en la Riviera Francesa. Un volumen imperdible si eres un amante de la fotografía y el encanto de la Costa Azul francesa.

Riviera Cocktail. Côte d’Azur Jet Set of the 1950s, de Edward Quinn, publicado por TeNeues,
sale a la venta en febrero.

portada-libro
Portada del libro Riviera Cocktail, Côte d’Azur Jet Set of the 1950s © Edward Quinn

Coméntalo

comentarios