TENMAG---Natalia-de-Molina_Alberto-Saguar_03_WEB

Kiki, el amor se hace, habla del amor por encima de todo y de la aceptación de un tema tan tabú y oscuro como pueden ser las filias sexuales, que se consiguen ver de una manera muy luminosa y libre. Me gustaría que la gente saliera con ganas de probar cosas nuevas”.

Andaluza. Más concretamente, linarense de nacimiento y granadina de adopción. A sus 26 años, Natalia de Molina afirma y reafirma que lo de ser actriz le venía impregnado en la sangre. Con su papel en Kiki, el amor se hace –una comedia erótico-festiva del actor y director Paco León que recorre el mundo de las filias sexuales– ha conseguido (una vez más) que no quisiéramos pestañear para no perdernos ni un solo frame de una de las películas más divertidas (y picantonas) del año. Y es que Natalia sabe generar el mismo efecto siempre que se pone en frente del objetivo. Ya ocurrió con su papel en Vivir es fácil con los ojos cerrados con el que consiguió el Goya a Mejor Actriz Revelación. O con su interpretación en Techo y Comida, con la que acumuló su segundo busto goyesco como Mejor Actriz Protagonista. Hablamos con Natalia, frescura en movimiento. Retratos y vídeo: Alberto Saguar.

Llega con una media melena y una sonrisa que, repentinamente, ilumina toda la sala. Se sienta de una manera elegante y profesional pero irradiando una energía armoniosa como lo haría la nínfula que enamoró a Humbert Humbert en la bella novela de Nabokov. Le preguntamos que cómo surgió en ella la semilla de la interpretación y Natalia, sin pensarlo demasiado, siente que nació para ser actriz.

Después de ver este cóctel cinematográfico cuyos ingredientes –amor, sexo y humor- nos han enganchado a la pantalla, sacamos la conclusión de que Natalia tuvo que disfrutar mucho interpretando a su personaje, de hecho nos dice, entre risas, que ha sido “un kiki con mucho amor. Sin duda, uno de los mejores que he tenido”. También ha sido una experiencia muy enriquecedora, aunque “al principio tenía miedo, porque Paco da mucha libertad para la improvisación y como actriz, lo tienes que tener todo muy claro desde el principio”. Ve diferencias con respecto a otros rodajes porque con esta película “no estás en la cabeza, estás en el momento, en investigar, en el set…”.

TENMAG---Natalia-de-Molina_Alberto-Saguar_01_WEB

Con esta manera tan especial de trabajar de Paco, en la que permite la improvisación en ciertos momentos, Natalia asegura que ha aprendido mucho, porque “él te da un tratamiento. Tiene un guión con el texto pero no lo vemos nosotros, aunque lo acabamos haciendo. En este tratamiento, viene la secuencia de lo que tiene que pasar, pero no todo”. Sin duda, lo mejor de todo es que “no sabes lo que te puede contestar el compañero ni si lo que le vas a decir en una toma va a ser igual que en la siguiente”.

TENMAG---Natalia-de-Molina_Alberto-Saguar

Meterse en la vida de un personaje siempre supone un reto, pero para Natalia ha sido muy gozoso. Como nos pasaría a todos, el primer día de todos los principios suele resultar el peor. Para ella, en este rodaje le ha pasado lo mismo, “porque tenía muchos nervios, además desconocía cómo trabajaba Paco. De repente entré en la onda y me dejé llevar, y así salen joyas”. Nos asegura que empatizó muy pronto con su nuevo personaje porque, además, se llamaba Natalia también. En Kiki, el amor se hace, casi todos los personajes se llaman como los actores reales. “Cuando nos llamábamos por nuestros nombres hay una verdad que está ahí, pero no me llamaban a mí, si no al personaje de Natalia. Aunque mi personaje tenga mi nombre, es otra persona. A ver si la gente se va a pensar que a mí me va la harpaxofilia (experimentar placer al ser robado)”, nos cuenta entre carcajadas.

TENMAG---Natalia-de-Molina_Alberto-Saguar_02_WEB

“Aunque mi personaje tenga mi nombre, es otra persona. A ver si la gente se va a pensar que a mí me va la harpaxofilia (experimentar placer al ser robado)”.

Trabajar con Paco León “ha sido una gozada. No quería que acabaran los días de rodaje. Grabamos una historia por semana, porque en la película se muestran cinco historias. Paco generaba una energía súper bonita y divertida pero también nos hacia tomárnoslo en serio, obviamente”.

La actriz cree que los espectadores se van a sorprender. “Creo que hay gente que va a ir con una idea preconcebida de la película y, de repente, puede que piensen que no era tan sexual o comedia fácil como creían. Es una película con una comedia romántica muy inteligente, que habla sobre el sexo más que mostrarlo. Habla del amor por encima de todo y de la aceptación de un tema tan tabú y oscuro como pueden ser las filias sexuales, que se consiguen ver de una manera muy luminosa y libre. Me gustaría que la gente saliera con ganas de probar cosas nuevas”. Y es que, el sexo no tiene por qué ser oscuro y secreto, “es algo íntimo pero muy luminoso, es divertido y placentero… Puede que a alguien le excite que le den una torta. Pues muy bien.”

Natalia ganó el premio Goya a la Mejor Actriz Revelación por Vivir es fácil con los ojos cerrados, papel que marcó su nacimiento en el mundo cinematográfico. Sintió este premio como “una manera de devolverle la confianza que pusieron David Trueba y la productora Cristina Huete en elegirme a mí, que era una completa desconocida”. Casting, que por supuesto, tiene una curiosa historia detrás: “Antes de este, había hecho muchos castings y cuando llegaba a la final siempre me decían que no. Una de las cosas por las que siempre me echaban para atrás es por mi acento andaluz. Este casting lo preparé de tal manera que cuando finalizó no sabían de dónde era. Tanto fue así que me dejaron como opción”. Lo mejor de todo es que Natalia no sabía que buscaban un personaje andaluz e iba tapando su acento. El último día le dijeron lo que buscaban, a lo que ella respondió que era andaluza. Le pidieron que hiciera el casting con su acento natural y …¡Tachán!

Respecto a sus próximos proyectos, la actriz nos ha podido contar que tiene pendiente el estreno de la comedia Los del Túnel para el próximo otoño. También nos ha dicho, con una sonrisa de oreja a oreja, que su canción preferida es La jeune fille aux cheveux blancs, de Camille y la película que más le ha marcado, Una mujer bajo la influencia, de John Cassavetes.

La película Kiki, el amor se hace, de Paco León, se estrenará mañana viernes 1 de abril en las salas de cine españolas

Coméntalo

comentarios