1.-10274045_10153883145795708_6213503226206174992_nKomorebi, el nuevo libro de Juan Arcones, habla de la vida de un niño tras la separación de sus padres. Incluye prólogo del director y guionista Roberto Pérez Toledo y el artista David M. Buisán se ha encargado de ilustrar la portada. El libro ha sido editado por Ediciones Hidroavión.

Juan Arcones es de Madrid. No tiene pueblo, por eso cuando iba al colegio no tenía ninguna historia chula que contar los lunes. Es escritor, guionista y filmmaker porque, al fin y al cabo, “todo está dentro del mismo universo, que es crear una historia”. Ahora presenta Komorebi, su nuevo libro, donde encarna en primera persona a un niño que se enfrenta a la vida que viene después de la separación de los padres. Su rutina se perfila bajo la custodia de su padre y bajo la añoranza de su madre. Un libro repleto de ternura y nostalgia que nos muestra la nueva faceta de este joven escritor, más dulce y naif que nunca. Fotografía de retrato: Carlos Moreno

2. Carlos Moreno

“Cuando somos pequeños, absorbemos todo lo que pasa a nuestro alrededor como esponjas. Empezamos a entender la línea entre el bien y el mal, la autoridad, el castigo… Tener algún trauma grande cuando eres pequeño moldea la forma de ser en el futuro y te hace madurar mucho más rápido. Nuestro pasado siempre está ahí. La infancia es el prólogo de nuestra vida”.

Escritor, guionista y filmmaker. Juan piensa que se pueden aunar estos tres oficios (“aunque rico no te vas a hacer”.) Empezó a escribir en el colegio, durante la clase de Dramatización de los viernes, en la que podías montar todo lo que se te ocurriera. “Recuerdo lo fácil que era con 8 años. En la media hora antes de empezar la clase, se te ocurría la idea del siglo y era sencillísimo montar… Yo qué sé, por ejemplo un barco pirata en medio de la clase. La imaginación de un niño es muy poderosa”. Tras la buena acogida de su primer título –Dextrocardiaco– y después de mostrarse en fusión junto al ilustrador Sanz i Vila en Eterno amor adolescente, vuelve para presentarnos un libro que es un regalo. Respecto al título de Komorebi, Juan nos cuenta que le gustan las palabras raras, intraducibles e inventadas. Además de los tres oficios ya citados, es profesor de tenis, da clases a niños y “muchas de sus historias me han inspirado a escribir un libro con un niño como protagonista. Es increíble la de cosas que te llegan a contar”. El divorcio de unos padres y el cambio de rutina posterior son los ejes en los que se centra este nuevo título. De la misma manera que un rayo de luz se cuela para dar claridad a una habitación oscura, el protagonista del libro conoce a una niña que hará sus días más interesantes y llevaderos.

3. image2

“Hace muchos días que Mamá ya no está en casa. Muchos, muchos días. Los he contado. Hace ‘veinte y cinco cumple- meses’ que no está. Papá ya no me deja hacer las cosas que me gustan: no me deja jugar fuera desde que las agujas del reloj están las dos abajo, no me deja comer caramelos porque se ponen malos los dientes, no me deja ver los dibujos animados ni me compra nuevos juguetes y ha pintado las paredes de mi cuarto de color noche para que no pueda pintar en ellas. Papá ya no me gusta tanto como antes, pero es mi Papá y le quiero”.

(Fragmento del libro utilizado como presentación del mismo en la contraportada)

Juan piensa que “cuando somos pequeños, absorbemos todo lo que pasa a nuestro alrededor como esponjas. Empezamos a entender la línea entre el bien y el mal, la autoridad, el castigo… Tener algún trauma grande cuando eres pequeño, moldea la forma de ser en el futuro y te hace madurar mucho más rápido”. Tanto es así que “la infancia es el prólogo de nuestra vida”. El escritor sigue alimentando al niño que lleva dentro porque conserva la intensidad con la que vive cada cosa que hace, “como cuando éramos niños y un ’no puedo quedar’ era el fin del mundo”.

Komorebi ha sido publicado por Ediciones Hidroavión, una joven editorial que se decanta por la literatura menos comercial. Este tipo de editoriales alternativas “no sólo son valientes, son necesarias. Si todo se quedara en las grandes editoriales, un montón de autores se verían relegados a un papel totalmente secundario. Es cierto que ahora existe la autopublicación, pero que alguien apueste por ti hace que sigas creyendo en lo que haces. Supongo que el papel que tienen es seguir dando confianza a todos los escritores noveles”. Para Juan, el presente de la literatura en España no va demasiado bien: “es verdad que van saliendo nuevos autores pero falta alguno nuevo que pegue un pelotazo. El problema de la literatura en España es que se ponen más problemas que soluciones, más trabas que ayudas”. Y este debate nos lleva a plantearle dudas sobre la supervivencia del papel frente a las nuevas plataformas digitales de lectura. “El papel va a seguir existiendo. Es verdad que su venta ha bajado drásticamente en los últimos años, pero supongo que los libros en papel siguen teniendo ese aire bohemio que tanto nos gusta. Las plataformas digitales están muy bien, pero muchas tienen aroma de fast-food. No creo que deban sustituir al papel. Son medios que pueden convivir perfectamente”. En su caso, él es devorador de historias, no le importa si proceden de un libro físico o un e-book.

image1

¿Cómo referencias? Cientos. En literatura se decanta por El Talento de Mr Ripley, de Patricia Highsmith, o Stephen Chbosky con Ventajas de ser un marginado. También Daniel Keyes, Hergè… Tintín le ha formado como escritor, director y guionista. En cuando a música, siempre se ha declarado fan absoluto de Michael Jackson y Paul McCartney. Respecto a su estilo, cree que su punto fuerte es lo referencial que puede llegar a ser: “en todo lo que escribo, me encanta introducir miles de guiños a cosas con las que he crecido. Esos guiños me definen bastante. Hay veces que sólo los entiendo yo… O una sola persona. Además, tengo un estilo sencillo y cuento historias -o trato de hacerlo- que hacen que te sientas identificado plenamente con lo que estás leyendo”.

Y no sólo sus novelas se erigen en el mundo de la literatura, ya que su primer título, Dextrocardiaco, fue adaptado a los escenarios de teatro madrileños. Para Juan, esta experiencia fue agotadora pero maravillosa porque “la produje, la escribí, la dirigí, ayudaba en la parte técnica… Aunque, la verdad, lo prefiero. Me gusta tener el control de todo lo que hago para poder perfeccionarlo”. Literatura y teatro, teatro y literatura: “son medios diferentes pero no excluyentes. No creo que haya cosas que sólo pueda contar un libro o que sólo pueda contar el teatro. El teatro es más real, ves los fallos, aplaudes los aciertos y vives la experiencia. En un libro, tú creas esa experiencia”.

Este verano seguramente vaya al Arenal Sound y al Mad Cool Festival, del que dice que “ya era hora de que hubiera un FESTIVAL en mayúsculas en Madrid”. Su plan perfecto de afterwork depende del work. “Después de terminar una función, me encanta irme de cañas con mis actores y quitarnos toda la tensión. Después de clases de tenis, lo único que quiero es llegar a casa, tirarme en el sofá y ponerme pelis mientras me rodeo de comida basura”. Su consejo para los que no se lanzan a escribir aún teniendo mucho que contar es “que no lo fuercen. Si realmente tienen mucho que contar, un día sin darse cuenta estarán escribiéndolo. Seguro”.

Komorebi está disponible a partir de hoy 15 de abril en la web de la editorial y la semana que viene estará disponible en tiendas. El lunes 25 de abril se presentará en Fnac Callao con la presencia de Juan Arcones. Además, será presentado junto a otras novedades de Ediciones Hidroavión.

Coméntalo

comentarios