“ENEMY”, Denis Villeneuve.
Mi doble, nuestras novias y yo; intriga psicológica y especulativa; identidad y subconsciente.
90 min. Canadá.
Estreno 28 de marzo

“UPSTREAM COLOR”, Shane Carruth.
El ciclo de la vida; organizaciones granjeras secretas; amar en tiempos experimentales.
96 min. Estados Unidos.
Estreno 28 de marzo

“ENEMY”
¡Abracadabra!

Mejor que no te la cuenten. En ocasiones leer demasiado o incluso algo, o poco, sobre una película antes de verla es un tremendo error. Es el caso. Muchas veces el cine funciona como un gran show de ilusionistas con una trama construida en torno a un gran truco final que nos sorprende y nos saca de la lógica narrativa expuesta y de la nuestra propia. También este es el caso. Con “Enemy”, su director  Denis Villeneuve se suma a la liga de los magos extraordinarios donde levitan liantes del subconsciente, amantes de las curvas inesperadas y maestros en confundir para luego aclarar como Shyamalan, Lynch, Nolan, Fincher o Kubrick. Seremos rápidos y discretos como el mejor prestidigitador a fin de no desvelar ningún truco.

Jake Gyllenhaal es Adam, un inestable y solitario profesor universitario de literatura. Pero Gyllenhaal también es Anthony, un actor -entre aspirante y muy secundario- que es físicamente igual a Adam (y a Gyllenhaal, claro). El primero, al descubrir la existencia del otro (su doble) viendo una de sus películas, le seguirá la pista hasta conocerlo. Tras ese chocante “Meet & Greet”, ambos se verán envueltos en un obsesivo enfrentamiento que tendrá inesperadas consecuencias no solo para ambos, sino también para sus respectivas parejas. Todo lo que se pueda añadir, se convertiría en spoiler en este juego kafkiano sobre la identidad y sus claroscuros del realizador canadiense.      

Además de Gyllenhaal haciendo “duplicity”, tenemos a tres distinguidas féminas que siempre han sabido lucir muy bien sus dotes cuando se acerca la niebla del misterio: Mélanie Laurent (“El concierto”, “Malditos bastardos”, “Beginners”), Sarah Gadon (“Antiviral”, “Cosmopolis”, “Un método peligroso”) e Isabella Rossellini (“Pollo con ciruelas”, “La soledad de los números primos” “Terciopelo Azul”). “Enemy” está basada (muy libremente) en la novela “El hombre duplicado”, del Premio Nobel José Saramago, con un guión del español Javier Gullón (“El Rey de la montaña”, “Hierro”, “Invasor”).

Un travieso thriller psicológico sobre egos compartidos y con un golpe de efecto que cambia el prisma de lo que hemos visto, y que además provoca enganche por su teorizable chicha para debatir y rebatir tras el visionado. “Enemy” juega sus cartas apoyándose en la figura del otro, del yo y mis circunstancias, el uno y mis otros, cruzándose y cruzados, ambos, sendos, los dos… ¿pero el mismo al fin y al cabo?
1+1… ¿1? Se abre la veda de la teoría más loca.


MUST WATCH

Ideal para: Dejarse enredar y celebrar un corrillo cinéfilo una vez vista, para posicionarte a favor o en contra. Para rebobinar la cinta en tu cabeza una y otra vez rescatando teorías.

Llévate a: Amantes de la conspiración, intrigantes y maquinadores. Todo estudioso de la psique humana. A aracnofóbicos.

Te gustará si: Te gusta sorprenderte y te dejas sorprender. Si prefieres que no te lo den todo hecho. Si te encanta Gyllenhaal, ya sea en mood cariñoso-afable-blanco (“El día de mañana”, “Prince of Persia”, “Amor y otras drogas”) o en mood frío-complicado-oscuro (“Donnie Darko”, “Jarhead”, “Zodiac”), aquí lo tenemos en ambos planos. Si te gustan las barbas pobladas. Si estás replanteándote tu vida a todos los niveles posibles.

MUST: Por sórdida, oscurantista y hasta frustrante. Por acercarnos por partida doble a un Jake Gyllenhaal dicotómico, bonachón y sencillo por un lado, y tirando a tóxico y turbio (que es cuando más se luce y brilla) por el otro. Por ser un puzzle cinematográfico sobre la masculinidad y los egos propios. Por sorprendernos con su juego de perspectivas. Por el vértigo y la adicción que produce la experiencia post “Enemy”. Por su complejidad y libre interpretación. Porque pica como una araña y te deja su veneno en tu memoria.

“Es idéntico a ti… ¿Qué está pasando?”.
Una de las novias a uno de los “Jake”s

 “UPSTREAM COLOR”
La vida es ciclo-tímica (y colores en el viento a descubrir)

Por mucho que te la cuenten. En el caso del esperado regreso del hombre-orquesta Shane Carruth con “UPSTREAM COLOR” no hay spoiler que valga. Todo lo que tienes que saber de la película, está en la propia película.
Kris (Amy Seimetz) es atacada una noche por un ladrón que le anula la personalidad mediante un gusano con extrañas propiedades. A partir de aquí sería absurdo tratar de explicar más…  La cinta resultó ganadora del Premio Especial del Jurado en el Festival de Sundance (2013) por su “absorbente uso del sonido y su increíble inventiva aural”. Para algunos, herméticamente indescifrable, y para otros, expresivamente fascinante. Una obra sujeta a tantas interpretaciones subjetivas como espectadores tiene. Aquí, el que observa queda atrapado deseando clarificar el enrevesado argumento que se le muestra como una sinfonía visual que golpea el cerebro como una experiencia única y especulativa. No importa tanto el qué ni el por qué, sino el cómo, a través de un montaje desconcertante pero expresivo, una técnica hipnótica y una narrativa pesadillesca, para terminar construyendo un rompecabezas que gira y gira por una serie de sucesos que responden a distintos ciclos vitales interconectados (de orquídeas a gusanos, de cerdos a humanos).

¿Qué es lo que se nos muestra en pantalla? ¿Qué es lo que nosotros como espectadores creemos ver en esa pantalla? Un juego filosófico sobre la condición humana y su imperfección, sin apenas explicaciones, como la arbitraria divinidad y la indefensión vital del individuo. Pasado, presente y futuro en una obra que termina siendo un todo, como su realizador, que dirige, escribe, interpreta y musicaliza. La historia de un hombre y una mujer que se atraen mutuamente para verse enredados en el ciclo vital de un organismo inmortal, y un triángulo de extraños que los contemplan y experimentan con ellos: un sampleador, un ladrón y un cosechador de orquídeas… ¿Has sacado algo en claro?
Como te habrás quedado igual que si no hubieras leído los párrafos anteriores… descubre qué es “UPSTREAM COLOR” en su hábitat natural: un cine.

 

MUST WATCH

Ideal para: Intensos, filosóficos, paladares exquisitos y exigentes. Los que disfrutan de mirar y escuchar. Para organismos pluricelulares vivos y curiosos. Para comerte el tarro.

Llévate a: Todo aquel que afirme que ya nada le sorprende, al que diga que la vida es aburrida y monótona. A gente sencilla, para complicarles un poco la existencia.

Te gustará si: Disfrutas del cine como una experiencia delicatessen. Si  has dado al “Me gusta” en la página “I fucking love science”. Si crees que no todo en la vida tiene una explicación lógica y racional, o sencilla.

MUST: Por ser una experiencia sensorial high-class: hipnótica, imaginativa e incomparable. Por ser un rompecabezas de casi-imposible resolución sobre el experimento de vivir y vivir experimentando. Por ser tan “incomprensible” como imperdible. Por incomodarnos y no conocer sus reglas. Por dejar más preguntas propias que respuestas preestablecidas. Porque nos incita a husmear en sus misterios. Por su complejidad y libre interpretación. Por ser un organismo vivo en sí mismo y muy único en su especie.

“¿Conoces este lugar?”.
El organismo femenino al organismo masculino en un ¿“Déjà vu”?
(Amy Seimetz a Shane Carruth)

 

 Trailer Oficial Subtitulado en Español

 

Coméntalo

comentarios