Este oriundo de Buffalo (NY) lleva años labrándose una carrera como productor musical con pedigrí. Eminem, Lana de Rey, Kanye West, FKA Twigs, Bruno Mars, y muchos otros, han confiado en él para dar con su particular “Muro de sonido” en algunos de sus trabajos más celebrados. Sin embargo este mes es noticia por la publicación de su primer álbum como músico. Un “We Fall” que de entrada se recibe con entusiasmo por la nómina de artistas involucrados, la mejor de la temporada, y una de las más envidiables de la historia. Y perdón si suena a exagerado, pero la lista de músicos que sigue sería el line-up soñado del 90% de los festivales: Andrew Wyatt, Brian Wilson, Rufus Wainwright, Lana Del Rey, Charlotte Gainsbourg, Sampha, Devonté Hynes, Nate Ruess, Colin Blunstone (The Zombies), Lykke Li, Romy Madley Croft, Randy Newman, Father John Misty.

Emile Haynie se inició como productor en el mundo del rap. El rastreo de su nombre empieza por los créditos de álbumes de Raekwon, Cormega o C-Rayz Walz. A principios de la década pasada, ya asentado en Nueva York, empieza a trabajar para Ghostface Killah, The Roots, hasta la consagración definitiva que le llega con la llamada de Eminem para el alumbramiento de “Recovery”, cuya alianza le terminaría reportando un Grammy al mejor álbum rap del 2010. Con la notoriedad alcanzada tras codearse entre los grandes, Haynie empieza a expandir su agenda de contactos hacia el universo pop, donde los últimos años ha trabajado para Bruno Mars, Fun, FKA Twigs, y en el “Born to die” de Lana del Rey. El 24 de febrero llega el momento de afrontar los flashes en propia piel con la salida de un álbum, cuyos primeros avances, lo confirman como una mente musical privilegiada.

Algo que salta a la vista con la escucha de Kiss Goodbye, un caramelo pop envuelto por una producción moderna, sofisticada y elegante, repleta de detalles que, sin embargo, nunca se imponen al trío vocal al que ofrecen cobertura: Sampha, Devonté Hynes y una irreconocible Charlotte Gainsbourg.

En esa línea de un pop barroco cargado de valiosos destellos en la producción, tanto orgánicos como sintéticos, parece que transcurrirá esta primera aventura en solitario del de Buffalo. De ahí que se haya rodeado de Brian Wilson y Colin Blunstone, máximos exponentes del pop barroco luminoso de los 60’s al frente de Beach Boys y The Zombies, respectivamente, para que dejen constancia de su imprenta musical, junto a tantos otros, dentro de los esquemas sonoros diseñados por Haynie. En pocos días se desvelará el que podría convertirse en uno de los debuts de la temporada.

“We fall” sale a la venta el 24 de febrero editado por Interscope

Coméntalo

comentarios