NO LLORES, VUELA (Aloft). Claudia Llosa. Coproducción EEUU-España-Canadá-Francia, 2014
Drama
Estreno 23 de enero

Mucho antes de Birdman, Alejandro G. Iñárritu se cubrió de gloria gracias a dos películas, Amores perros y 21 gramos, construidas sobre un andamiaje común: las dolorosas realidades oblicuas que se generan a partir de la devastadora aleatoriedad de los accidentes. No llores, vuela, la tercera película de la peruana Claudia Llosa, comparte con ellas esquema y detonante, con un valor añadido: su evocadora y poética puesta en escena, tercer pilar del relato frente a la exhaustividad expositiva del director mejicano. Partiendo de un material tan hipersensible como la irreversible separación entre una madre y su hijo, el atinado pulso de Llosa consigue evitar el melodrama para brindar una historia de redención y esperanza en la piel de dos personajes (espléndidos, como siempre, Cillian Murphy y Jennifer Connelly) que, si bien marcados por la fatalidad, lidian valientemente contra el sufrimiento con el ahínco de los supervivientes. Una experiencia próxima al misticismo y una lección vital por parte de una directora que nunca pretendió subirse a la tribuna.

Quién: Claudia Llosa, cineasta peruana que en Madeinusa y La teta asustada nos mostraba las entrañas del dolor y sus secuelas en una audaz combinación de la fantasía y los usos sociales. Jenniffer Conelly, en su mejor papel desde la aronofskiana Réquiem por un sueño. Cillian Murphy, la piedra preciosa más infravalorada de la industria y eternamente olvidado de quienes ponen los galardones.
Qué: El reencuentro de una madre y su hijo, separados veinte años atrás, gracias a la mediación de una periodista.
Cuándo: Dos momentos, dos realidades, dos vidas partidas y un interludio de 20 años.
Dónde: En todas partes, su emotividad es universal.
Por qué: Porque necesitamos historias que nos devuelvan la fe.

Posología: Para luchadores natos y todo aquel que vibre más y mejor con las neuronas espejo que con la adrenalina.
Contraindicaciones: Incondicionales de la comedia, escépticos incorregibles y listillos que se creen de vuelta de todo.
Efectos secundarios: Pese a su resolución positiva y su catarsis vital, su melancolía basal puede afectar negativamente a las almas vulnerables.
Véase también: Amores perros y 21 gramos, cada uno de ellos con varias secantes cuya intersección es el accidente.
Pedigrí: Sección Oficial 64 Festival de Cine de Berlín.

Coméntalo

comentarios