lanvin7

Para Lanvin, el ropero es una metáfora del diálogo, es decir, una constante renovación, creada a partir de conexiones inusuales. La nueva elegancia masculina propuesta por la casa francesa permite abordar cada circunstancia que la vida nos ponga por delante con el mismo aplomo y firmeza con el que se luce cada prenda. En esta ocasión, el director creativo de la firma, Lukas Ossendrijver, ha optado por darle aún más protagonismo a la modernidad que en las propuestas habituales de Lanvin. Se trata de una elección clara y firme que da vida a la colección Pre-Summer 2017, la más fácil de llevar de todos los tiempos. Esto es posible gracias a las rayas club, los dibujos asiáticos en clave vintage, los cuidados detalles como el contraste de las costuras, los colores, los estampados o las telas que se emplean en su elaboración. Un mix and match que define a la perfección el característico estilo Lanvin pero con aires renovados.

lanvin9

Los detalles deportivos dan carácter a los trajes más formales, los colores se combinan con motivos gráficos en blanco y negro… De lo inesperado, nace lo más evidente. Es una colección creada para vestir a diario, de forma espontánea y sin complicaciones. Mientras que los trajes más clásicos de la colección siguen emanando este deseo de elegancia francesa, los nuevos diseños responden a una necesidad clara y rotunda de renovarse o morir. Los looks más contemporáneos se realizan con telas exclusivas que crean un imperdible estilo sporty chic (precisa definición gráfica del término). Jacquard, lurex, estampados, tejido príncipe de gales, lana, denim o algodón conviven en perfecta armonía, adaptándose los unos a los otros y dando personalidad a unos outfits que difícilmente podremos dejar de desear.

lanvin6

Mientras que los trajes más clásicos de la colección siguen emanando este deseo de elegancia francesa, los nuevos diseños responden a una necesidad clara y rotunda de renovarse o morir.

Coméntalo

comentarios