2ALEXKATZ

Alex Katz
3 de enero (January 3), 1993
Óleo sobre lino. 199,4 x 393,7 cm
Colección particular, Londres
© VEGAP, Bilbao, 2015

No es retrato todo lo que reluce en la obra de Alex Katz. Individualista en grado sumo y paradójico punto de encuentro entre el existencialismo y el epicureísmo, el singular artista estadounidense es a la pintura lo que el carpe diem a la literatura: la aprensión del tiempo presente en lo que él mismo vino a denominar “el flash de la percepción”, es decir, el efímero instante en el que se rozan el detonante sensorial y la conciencia. Si bien su carácter humanista le llevó a buscar la fugacidad del presente en la expresión anímica y los gestos de la gente de su entorno, tratando de capturar su viva estampa en numerosos lienzos, la presencia del paisaje en su obra, lejos de ser marginal, goza de una identidad propia que lo revela como categoría per se en su legado artístico. El museo Guggenheim de Bilbao explora esta ignorada faceta del pintor en la muestra Aquí y ahora, un paseo panorámico a través de sus 35 láminas más relevantes.

1ALEXKATZ

Alex Katz
Atardecer 1 (Sunset 1 ), 2008
Óleo sobre lino, 274,3 x 213,4 cm
Cortesía del artista
© VEGAP, Bilbao, 2015

 

ÉRASE UNA VEZ EN LA TIERRA

Como todo pez que nada contracorriente, Alex Katz es un relativo extraño en la historia del arte contemporáneo. La escasez de lugares comunes entre su obra y la de sus coetáneos y su relativo desapego hacia el trabajo de estos le granjearon el ninguneo de la crítica de la época, demasiado centrada en la revolución del Expresionismo abstracto como para prestar atención a su inconexa presencia. Su reivindicación de la figuración en un momento artístico en el que impera la abstracción y su rechazo explícito al abandono de la imagen que propugnaba dicho movimiento contribuyó a afianzar esta distancia, aunque en la práctica su energía y lógica formal lo han emparentado en buena parte con este. Ejecutor de una pintura rápida y física inspirada en el action painting de Jackson Pollock, su interés por la relación entre el arte y la naturaleza, en cuanto expresión de lo sublime, quedó manifiesta en una colección de paisajes que priorizan el factor tiempo entregándose a la captura de un instante concreto, algo patente en la propia semántica de títulos como Crepúsculo o Atardecer. Heterodoxo hasta el punto de renegar del uso de la perspectiva, posiblemente la mayor conquista del Renacimiento, su renuncia a la esencia tridimensional del espacio se pone de manifiesto en lienzos dominados por la contraposición de los ejes vertical y horizontal, como si hubieran sido concebidos sobre una cuadrícula invisible. El calor de una tarde de finales de verano delineando la silueta de las ramas de unos esbeltos pinos sobre un cielo rojo profundo o la luz de la luna, plateada y evanescente, atravesando una hilera de árboles al caer la noche son algunas de las bellas panorámicas que nos brinda esta exposición. Una colección tan dinámica como poética que bien merece ocupar su ansiado instante en nuestras retinas.

3ALEXKATZ

Alex Katz
10:30 h (10:30 am), 2006
Óleo sobre lino, 365,8 x 487,7 cm
Cortesía del artista
© VEGAP, Bilbao, 2015

4ALEXKATZ

Alex Katz
Rosas blancas 9 (White Roses 9), 2012
Óleo sobre lino, 274,3 x 548,6 cm
Cortesía del artista
© VEGAP, Bilbao, 2015

5ALEXKATZ

Alex Katz
Study for Black Brook, 1988
Óleo sobre tabla, 22,9 x 30,5 cm
Cortesía del artista
© VEGAP, Bilbao, 2015

Alex Katz: Aquí y ahora. Del 23 de octubre al 7 de febrero
en Museo Guggenheim. Avenida Abandoibarra, 2. Bilbao.

Coméntalo

comentarios