FOTOPORTADA

Con 7 películas en 45 años, el artista chileno de origen judío-ucraniano se ha hecho extremadamente popular entre los seguidores de las rarezas cinematográficas. Jodorowsky es un gurú en el uso, ensanchamiento y explotación de la imaginación: capaz de coger al espectador menos iniciado de la mano y conducirle por una orgía de ideas locas, aunque siempre a través de emociones básicas y sensaciones elementales. Con el megalomaniaco “Cecil B. DeMille del underground” nunca sabes ni dónde empiezas y, ni mucho menos, dónde vas a acabar… exactamente igual que cuando uno empieza a imaginar.

De aquí a la eternidad… en 4 pasos

1/ En 1970 ya era una estrella de la escena underground y de la cultura artística internacional. Francés de adopción, estudió mimo con Marcel Marceau, cruzó senderos con Maurice Chevalier y en 1962 fundó el “Panic Movement” con Roland Topor y Fernando Arrabal. Dirigió sus primeras películas en México: “Fando y Lis” (1968), basada en una obra de teatro de Arrabal que provocaba el escándalo y el alboroto durante la representación; y, “El topo” (1970), un western barroco y sangriento pero también un viaje metafísico en el que el pop art se encontraba con el teatro de la crueldad de Artaud, entre el misticismo y la religiosidad latina. Una película que se convirtió en referencia dentro del movimiento hippie.

FOTO2(ELTOPO)El Topo, de Jodorowsky

FOTO1(ELTOPO)El Topo, de Jodorowsky

2/ El mismísimo John Lennon financió parte de su siguiente película, la ambiciosa y esotérica superproducción “La Montaña Sagrada” (1973), en la que además George Harrison estuvo a punto de actuar. Se trataba de una versión ácida de “La Divina Comedia” que mezclaba distintas prácticas y creencias místicas, desde la Kabbalah hasta la meditación zen, con una sucesión de imágenes apocalípticas impactantes y grotescas que culminaban en la búsqueda de la inmortalidad de un grupo de hombres y mujeres, liderados por el propio Jodorowsky.

FOTO14(LAMONTAnASAGRADA)La Montaña Sagrada, de Jodorowsky

FOTO13(LAMONTAnASAGRADA)La Montaña Sagrada, de Jodorowsky 

3/ A mediados de los 70, trabajó muchos meses con el dibujante Moebius para la tan ambiciosa como frustrada adaptación del best-seller de ciencia-ficción de Frank Herbert, “Dune”, en la que quería contar con Salvador Dalí (como el emperador de la galaxia), Mick Jagger y David Carradine, entre otros integrantes de un casting galáctico. Todo lo que pudo ser y nunca fue, o al menos una pequeña parte, ha quedado reflejado en el documental “Jodorowsky’s Dune” de Frank Pavich, donde por ejemplo, el chileno explica que su intención con la fallida “Dune” consistía en crear una obra sagrada que diera alucinaciones de LSD… sin haber tomado LSD, claro.

FOTO3(DUNE)Dune, de Jodorowsky

4/ En 1980, dirigió una aventura cinematográfica para niños, poética pero menos violenta, “Tusk”, una fábula sobre los destinos de una joven inglesa y un elefante nacidos en la India el mismo día. La producción pasó por muchas calamidades y esto hizo que el chileno se apartara del cine. Tras 9 años de parón, llegó “Santa sangre” (1989), terror alucinatorio y esotérico, a la mexicana y con secta apocalíptica en el circo. El personaje central de la película, en las diferentes etapas de su vida, está interpretado por dos de los hijos del director, Adan y Cristóbal. Un exorcismo familiar que encuentra su continuación en “La danza de la realidad”. Además de director, Jodorowsky es escritor, filósofo, actor, creador de cómics, instructor de tarot, mimo, psicoterapeuta y psicomago. Y también, un curioso psicotrópico, disidente sexual, escéptico ante la modernización y un filósofo abstracto ultra-metafórico.

FOTO15(SANTASANGRE)Santa Sangre, de Jodorowsky

FOTO16(SANTASANGRE)Santa Sangre, de Jodorowsky

FOTO17(SANTASANGRE)Santa Sangre, de Jodorowsky

FOTO18(SANTASANGRE)Santa Sangre, de Jodorowsky

FOTO14(SANTASANGRE)Santa Sangre, de Jodorowsky

Danzad, danzad, malditos…

FOTO11(LADANZADELAREALIDAD)La Danza de la Realidad, de Jodorowsky

En su vuelta al cine tras 23 años alejado de la gran pantalla, Jodorowsky ha decidido amalgamar fragmentos de dos de sus libros autobiográficos, “El niño del jueves negro” y “La danza de la realidad”, y recrear su infancia en Tocopilla, un pequeño pueblo portuario en la costa del Pacífico. Probablemente, el hecho de que haya cumplido 86 años tiene algo que ver con que el chileno se haya decidido a volver y querer mirar atrás. Afirma que su madre quería ser cantante de ópera, con lo que en “La danza de la realidad” su personaje se expresa cantando. Su padre, comunista, quería matar al dictador Carlos Ibáñez, y el director lo ha imaginado cinematográficamente en su viaje para asesinar al tirano. Además de buen hijo al hacer realidad en el cine los sueños de sus padres, el chileno ejerce también de padre orgulloso y por partida doble. Por un lado, con Brontis Jodorowsky, quien interpretó a su hijo en “El Topo” con 6 años y que ahora cierra un ciclo haciendo el papel del padre de Alejandro, Jaime Jodorowsky. Esto es, haciendo en realidad de su propio abuelo, piedra angular del árbol genealógico y de la personalidad “final” del director. Además, Cristóbal y Adán, otros dos de sus hijos, interpretan a un teósofo y a un romántico anarquista respectivamente (además de que Adán musicaliza la película). Y por supuesto, el propio Alejandro aparece y desaparece a lo largo del metraje para orientar a sus protagonistas con su demostrado don de palabra.

FOTO8(LADANZADELAREALIDAD)La Danza de la Realidad, de Jodorowsky

La danza de la realidad” es un explícito regreso al pasado… un ayer imaginado que no inventado: como si Jodorowsky soñara en un viaje tan introspectivo como expansivo gracias a las alas de su imaginación que se contraponen a la realidad (en una lucha… o danza catártica). Éste reconoce que las películas que continúan influyéndole son aquellas que ya vio hace tiempo, como las de Tod Browning o “La noche del cazador” de Charles Laughton. “Mi madre tenía unos pechos enormes y busqué una actriz con grandes pechos. Si muestras a una mujer voluptuosa, te imaginas a Fellini; si muestras a un enano, piensas en Buñuel; si muestras a un ser deforme, te acuerdas de Tod Browning. Pero en realidad esa era mi vida en el pueblo. Todos los elementos de mi niñez están ahí”. Además, sigue destacando por su permisibilidad en términos de sexo y violencia, arrejuntando el ya inseparable matrimonio entre placer y sufrimiento…y esta vez nos entrega su alma al completo, y hasta se reconcilia con el padre que tanto le hizo sufrir de pequeño. Bendita-maldita niñez de Jodorowsky.

FOTO7(LADANZADELAREALIDAD)La Danza de la Realidad, de Jodorowsky

Con su regreso demuestra lo increíblemente espectacular que puede llegar a ser cualquier ejercicio de introspección a uno mismo, gracias a su universo fantástico de delirios visuales y a la belleza convulsiva de sus imágenes, entre la obscenidad, los paisajes vastamente poéticos y la realidad experimental y sanadora. “La danza de la realidad” debería ser el comienzo de un nuevo ciclo que suponga el renacimiento de su cine, tan combativo con la industria y con esa realidad somnolienta.De hecho, por suerte para aquellos con una imaginación más plana, el “loco de pelo blanco” ha afirmado que le gustaría continuar narrando libremente su adolescencia en Santiago y su descubrimiento del arte.

FOTO10(LADANZADELAREALIDAD)La Danza de la Realidad, de Jodorowsky

En definitiva: si quieres sentir cómo pierdes el control de lo que observas, si de vez en cuando “se te va” y, te van las terapias de choque, y sobre todo, si la imaginación es tu mayor aliado… Jodorowsky, tan único como irrepetible en miles de años más, sigue siendo tu “tipo” ideal, y “La danza de la realidad”, es tu película.

Todo lo que vas a hacer, ya lo eres. Lo que buscas, ya está en ti.
Alégrate de tu sufrimiento. Gracias a él, llegarás a mí…”.
Una de las muchas perlas del sabio y evocador Jodorowsky 

Trailer Oficial

Presentación al desnudo con Jodorowsky:

“LA DANZA DE LA REALIDAD” se estrena hoy, viernes 26 de septiembre, en cines

Coméntalo

comentarios