TIMBUKTU. Abderrahmane Sissako. Francia-Mauritania, 2014. Drama político
Estreno 6 de febrero

Divina providencia, diría aquel, que el estreno de Timbuktu coincida con un escenario internacional marcado por el estallido episódico de la violencia yihadista y la lucha contra el terrorismo, convertidos hoy en trending topic y agenda-setting no sólo en lides periodísticas, sino en los compromisos de los gobernantes hasta el otro lado del Atlántico. Si Abderrahmane Sissako logró conquistar al jurado ecuménico de Cannes meses antes de que la “guerra santa” se empleara activamente en la extensión de sus tentáculos hacia Occidente, parece inevitable que la sincronía temática de su película con el clima sociopolítico actual dirija la atención de crítica y público hacia méritos extrínsecos a su condición cinematográfica.

Y si es justo decir que la claridad expositiva del film respecto de la demoledora injerencia forastera en la otrora pacífica cotidianeidad de una comunidad (“Nosotros somos la ley”, espeta uno de los intrusos a una lugareña díscola) es virtud más que suficiente para su visionado, no lo es menos señalar su debilidad formal, la dispersa atomización del relato y su escasa densidad narrativa. La tiranía de los opresores, el dilema entre la lucha y la resignación, las advenedizas alusiones a la “ley de Alá”, la propaganda postiza y el trágico destino de un pueblo a merced de la milicia merecen una dramatización más compacta y vibrante. Queda en servidora el aguijonazo por ver qué habrían hecho demiurgos de la crónica sociopolítica como Susanne Bier, Hanny Abu-Assad o Bahman Ghobadi a partir de tan lacerante realidad.

 

TRÁILER OFICIAL SUBTITULADO

Quién: Abderrahmane Sissako, cineasta mauritano volcado en la denuncia de las agresiones a los Derechos Humanos.
Qué: 90 minutos de integrismo islámico en estado puro: supresión de libertades como fumar, escuchar música o jugar al fútbol y sentencias unilaterales (lapidación incluida) para los disidentes.
Dónde: En el caso que nos ocupa, en Mali.
Cuándo: Los grupos armados ocuparon Mali entre abril de 2012 y enero de 2013. Hoy, el terror sigue latente.
Por qué: Porque la opinión ha de ir precedida por el conocimiento.

 

BANDA SONORA ORIGINAL

Posología: Activistas políticos, miembros de Amnistía Internacional y quienes empiecen a leer el periódico por la sección Internacional.
Contraindicaciones: Alérgicos a la concienciación política y yihadistas. Obviamente.
Efectos secundarios: Impotencia (figurada) y hartazgo.
Véase también: En un mundo mejor, Las tortugas también vuelan y Omar, tres perlas de la dramatización de los conflictos internacionales.
Pedigrí: Premio del Jurado Ecuménico en Cannes. Nominada al Oscar a la Mejor Película Extranjera.

 

Coméntalo

comentarios