mai-6

Las colecciones de Alec Abdulrahim son fiel reflejo del camino personal del diseñador y de su pasión por la fusión entre lo clásico y lo contemporáneo. En su nueva colección FW16/17 muestra novedosas siluetas que permiten la coexistencia entre patrones innovadores y formas tradicionales. Prendas que, aunque parezcan parte de las piezas de un puzle, surgen tras un largo proceso de cortes audaces y telas yuxtapuestas. Las raíces del diseñador forman siempre un papel importante a la hora de inspirarse. Como ejemplo, los amuletos empleados por la tribu Dagombe, de Gahana, y las capas que visten para la danza tradicional, que se ven reflejadas en los abrigos, jerséis y camisas, plagadas de bolsillos, formas abstractas y con mucho volumen. En cuanto a los colores empleados, volvemos a ver una clara fusión de épocas. Los cuadros de la escuela flamenca de Van Eyck, Petrus Christus o Van der Weyden aportan los tonos ocre, granates y marrones a sus prendas. Al igual que la longitud de abrigos y capas, inspiradas en los nobles del siglo XV. Además de estas referencias a África y la pintura flamenca, los monos y petos con arneses empleados por los trabajadores del siglo XX también aportan su punto a esta colección. Mai Gidah nunca defrauda.

mai-1

Las prendas, aunque parezcan parte de las piezas de un puzle, surgen tras un largo proceso de cortes audaces y telas yuxtapuestas.

mai-gif

Coméntalo

comentarios