“EL AMANECER DEL PLANETA DE LOS SIMIOS”, Matt Reeves.
Entre la secuela y la precuela; ciencia-ficción especista; blockbuster evolutivo; futuro pandémico y apocalíptico.
Estados Unidos. Estreno 18 de julio

LA R-EVOLUCIÓN:
Del mono al hombre… y del hombre al mono

El devenir de la saga simiesca más popular y longeva del cine ha demostrado toda una evolución genética en sí misma, y sobre todo, es un valeroso ejemplo de cómo sobrevivir. La iniciática, alucinante y tremenda “El planeta de los simios” (1968) y, en menor medida y en detrimento, las cuatro secuelas que conforman –de mal en peor y a cada cual más prescindible– la franquicia original, “Regreso al planeta de los simios” (1970), “Huida del planeta de los simios” (1971), “La rebelión de los simios” (1972) y “La conquista del planeta de los simios” (1973), enfocaban la novela de Pierre Boulle tirando de la aventura clásica para construir una fábula sobre la crueldad humana. Años más tarde, en el 2001, Tim Burton intentaría hacer renacer la tira en desgastada hibernación con mucho presupuesto y una relectura de la novela bajo su propia mirada graduada, que no obstante consiguió adormecer más el interés hacia la saga haciendo un flaco favor a su resurgimiento y su supervivencia en los tiempos actuales, sobre todo debido a una cinta con poca personalidad y sin embargo un final que solo tenía sentido para él (“… es más una situación tensa que se podría usar como gancho en caso de que Fox u otro cineasta quisiera hacer otra película”… “matizó” Burton). Entre tanto, la distopía animal ha tenido también dos adaptaciones para la televisión (una de ellas en versión animada), su propio merchandising y hasta un rocambolesco salto al cine erótico-bizarro. Esto es, un planeta largo y ancho el de los simios… pero que ya nadie quería visitar.

No obstante, en el 2011 la familia de los simios consiguió alcanzar su mejor estado evolutivo. Y es que cuando hay problemas no hay nada como rebuscar en los comienzos e incluso recurrir a “El origen de las especies”… Hace dos años, “El origen del planeta de los simios” (de Rupert Wyatt) supuso todo un renacer de esta lección cinematográfica para “especistas”: gracias a una equilibrada relectura del texto original, con un poco de ciencia ficción, otro poco de drama y mucho de James Franco (con actitud “verde”). Una diversión veraniega que conseguía entretener sin insultar ninguna inteligencia animal, siendo un germen ingenioso y disfrutable de la película de Schaffner.

Ahora es Matt Reeves quien toma las riendas de esta secuela-precuela y sube a los simios a galopar sobre caballos e incluso a maniobrar tanques de guerra. Con el ¿protagonismo o antagonismo? absoluto de César (Andy Serkis), los simios evolucionados genéticamente se han convertido ya en la raza dominante del planeta. Un pequeño grupo de humanos y supervivientes de un devastador virus (Jason Clarke, Gary Oldman y Keri Russell, entre otros) son el único obstáculo para que los peludos puedan volver a trepar a sus anchas, por lo que en un intento de “evolucionar”, las dos razas romperán su tregua, solo para darse cuenta (aunque ya lo deberían saber) de que tienen más cosas en común de las que piensan. Solo les queda demostrar quién es más animal… Y recordad, aunque ambos sean primates, no todos los simios son monos… y por supuesto, no todos los hombres/mujeres demuestran humanidad.

En este amanecer enérgico y explosivo tan propio del tiempo estival… la especie en peligro de extinción: eres tú. Puede que pronto tengas que apropiarte de esa frase con la que Charlton Heston sentenciaba a sus iguales ante una Estatua de la Libertad hundida en la playa… “¡Os maldigo a todos!”. ¿Te incluirás?

MUST WATCH

Ideal para: Evolucionados, naturalistas y darwinistas; expedicionarios con alto presupuesto para irse de aventura; “animales” y animalistas; especistas; para los que siguen maldiciendo al Hombre y su innato carácter autodestructivo.

Llévate a: Todo el que siga visitando zoológicos, al que llame a su perro o gato: “mascota”; a creacionistas; a especímenes poco evolucionados en su trato con los animales; al que no distinga entre monos (con cola) y simios (sin cola y con los cerebros más grandes y las extremidades más desarrolladas).

Te gustará si: Si te dan lástima los animales enjaulados; si consideras que el entretenimiento no es solo cosa de circos y también existe el blockbuster de aventuras para mamíferos con cerebro; si abrazas al Cro-Magnon que llevas detrás y el término “Homo-Sapiens” no te asusta.

Videoteca de parecidos razonables: “No es un ‘mono’ cualquiera”: la chimpancé Chita de “Tarzán de los monos”; King Kong en todas sus adaptaciones, la original de 1933, la ciclada de Peter Jackson (2005), aquella con Jessica Lange como “la rubia” (1976), y hasta un “King Kong VS Godzilla” y “El hijo de Kong”; “Mi gran amigo Joe” (… presumía Charlize Theron); el gorila de “Congo”; el Titi celoso de “Atracción diabólica”; Sigourney Weaver y sus “Gorilas en la niebla”; los chimpancés del “Proyecto X” de Matthew Broderick; y aquellos simios de ese Tarzán “realista” con Christopher Lambert en “Greystock”. Más monerías en: “Instinto” con Anthony Hopkins; “El libro de la selva”; “Toy Story” (el mono que todo lo ve), “El rey león” (el honorable Rafiki), “Resacón en Las Vegas 2: ¡Ahora en Tailandia!” (capuchino y “camello”)… Y los televisivos: el depresivo y fumador Sr. Teeny que acompaña a Krusty (“Los Simpsons”), y el mono del armario de la habitación de Chris Griffin en “Padre de familia”. Y por supuesto, Ham el chimpancé: el primer homínido en volar al espacio exterior. Y si “En el amanecer del planeta de los simios” la Humanidad está a punto de desaparecer por culpa de la llamada “gripe simia”, en “Estallido” se desataba el pánico por culpa de pequeño capuchino traído desde Zaire, transmisor de un peligroso virus ¡con un índice de mortalidad del 100%!

Filmografía selecta de Matt Reeves: El creador (junto con J.J. Abrams) de la amada y odiada a partes iguales serie “Felicity” (Keri Russell). Debutó en el cine con “Future Shock” (1994), que además supuso su primera colaboración para la gran pantalla con J.J. Abrams. En 1996 dirigió a David Schwimmer y Gwyneth Paltrow en la comedia romántica “Mi desconocido amigo”, para luego volver con sus siguientes dos películas al género más aterrador: en el 2008 con “Monstruoso”, una mezcla indie entre “The Blair Witch Project” y “Godzilla”, y en el 2010, con el remake norteamericano de la vampírica e intimista cinta sueca “Déjame entrar”. Además, gracias a los excelentes resultados de su aportación a la lucha de humanos contra simios, repetirá con la tercera película de esta renovada saga, aún en fase embrionaria y prevista para el 2016.

MUST: Por un comienzo de ficción casi documental, sin diálogos humanos, entre “2001: Una odisea del espacio” y “En busca del fuego”; por ser un blockbuster cacahuetero de clase A; porque no hay nada más prometedor como espectáculo que subir un mono sobre un caballo o a un tanque de guerra; porque es una entretenidísima y salvaje continuación de la raza creada por Pierre Boulle; porque entre tanto ego simiesco y humano podemos releer un discurso sobre la diplomacia, la ley, el liderazgo, y por supuesto, la convivencia entre especies; porque necesitamos de una fabula sobre la humanidad y su brutalidad para volver a percatarnos de nuestra realidad más animal. Porque el ser humano puede tener un comportamiento tan “mono” como de “orangután”…

“Hogar… familia… futuro”
Las primeras palabras de un mono pueden convertirse en las últimas que escuche el Hombre

 

 

 

 

 

Trailer Oficial Subtitulado al Castellano

 

El Método “MONO”

 

Coméntalo

comentarios