Desde las calles de Brooklyn trabajan y crean Stephanie Beamer, Crystal Ellis y Hillary Petrie, las chicas que dan vida a Egg Collective y a su delicadísima colección de muebles y objetos de decoración. Después de conocerse en la universidad de arquitectura este trío de diseñadoras siguieron diferentes caminos para más tarde encontrarse en la gran manzana y crear este proyecto en el que cada una tiene un papel fundamental. Establecida en 2011 esta marca ha apostado siempre por el contraste entre lo artesano y el diseño contemporáneo. La fusión de ambos conceptos, algo muy presente en las tendencias del diseño actual, ofrece una visión dulce y a la vez muy funcional de los objetos cotidianos. El uso de materiales naturales y ecológicos, algo que supone una declaración de intenciones contra la producción masiva y la deshumanización del diseño, se suman a la idea de lo atemporal para crear piezas que conectan con el usuario a un nivel casi emocional.

Con prestigiosos galardones en su haber, Egg Collective basa sus cimientos en la sensibilidad que supone crear desde lo más personal y de fundir todo eso con el arte (algo muy presente en sus proyectos). Ese proceso, que hace de cada pieza algo único, las hace viajar de las manos de sus creadoras al salón de tu casa con la honestidad de un diseño emotivo y sostenible, algo que en el fondo es eterno.

Coméntalo

comentarios