Pandilla de moteros enfundados en sus 501® de Levi’s®
Pandilla de moteros enfundados en sus 501® de Levi’s®

¿Qué sería de nosotros si nunca hubiera existido el 501®? Al igual que el rock, la comida rápida o YouTube, este vaquero tiene más poder movilizador que muchas campañas masivas. Por no hablar de su atemporalidad y su aporte a la estética, totalmente desvinculado de clichés anacrónicos. Se nos llena la cabeza de nostalgia sólo de pensar en que su huella desapareciera –al más puro estilo The Leftovers en la cabecera de su segunda temporada- de las fotografías de álbumes de familia, cintas del Hollywood dorado o portadas de discos referentes en la historia de la música reciente (¿qué llevaría Mick Jagger en “Sticky Fingers” si no hubiera tenido a mano unos Levi’s®?). Mucho menos auténticas serían también esas instantáneas históricas del Festival de Woodstock o de la caída del Muro de Berlín si sus protagonistas sustituyeran sus vaqueros por otro pantalón tipo. Hace falta poco más para confirmar que el 501® de Levi’s® es una leyenda impermeable al paso del tiempo y al devenir de las modas. Y como toda leyenda, guarda algunos secretos y curiosidades poco extendidas que podrían sorprenderte. Con motivo de esta efeméride de lujo, te contamos diez cosas que no sabías de este icono.

Imagen del lookbook SS17 del Levi’s® 501® Skinny
Imagen del lookbook SS17 del Levi’s® 501® Skinny

1. Levi Strauss vendía botones.
Y quién sabe si hasta encaje de bolillos, y es que Strauss se instaló en San Francisco para abrir una sucursal de un negocio de mercerías. No, Strauss no nació sabiendo que sus pantalones enfundarían en denim los traseros de las estrellas más cotizadas o los ídolos más reverenciados. Eso sí, sus dotes filantrópicas no tardaron en forjarle una gran reputación en el mundillo. Sin embargo, el germen del nacimiento de este icono de la moda surgió de algo mucho más simplificado, más funcional, menos fashion: patentar los primeros bolsillos remachados. Esta patente les fue concedida, a él y a su socio, Jacob Davis, el 20 de mayo de 1873. Y no fue hasta 1891, año en el que la patente expiró, cuando decenas de fabricantes aprovecharon para seguir su estela y remachar sus propios vaqueros.

Levi Strauss
Levi Strauss

2. No siempre se llamaron 501®.
En un primer momento, se llamaron “waist overalls”. No fue hasta 1890 cuando los diferentes productos fabricados por la marca fueron diferenciados mediante un número de lote, quedando nuestro 501® bautizado con estos tres dígitos que, en la mente de cualquiera, ya sólo responden a la imagen de este vaquero.

3. No tenían trabilla.
Hasta 1922, los Levi’s® 501® no tenían trabillas para el cinturón. Fue en ese año cuando las introdujeron en respuesta a la demanda de los consumidores y a los cambios en la moda masculina.

Así era uno de los primeros 501® de la historia
Así era uno de los primeros 501® de la historia

4. El pespunte de sus bolsillos… tiene historia.
El pespunte con forma de arco que adorna los bolsillos del 501® desde su aparición, es conocido como Arcuate Stitching Design y simboliza a un águila volando en plena libertad. Además, está registrado como marca propia desde 1943.

5. Y su mítico parche, también.
En 1886 se utilizó por primera vez el parche de cuero en la cinturilla trasera. “Two Horse®, versaba, fiel reflejo de la resistencia del vaquero. Y junto a esta frase, dos caballos tirando cada uno de una pierna del pantalón. Uno de esos pequeños detalles que un fanboy presume orgulloso de conocer.

6. La etiqueta roja tuvo mucho sentido…
Y no es que ahora no lo tenga. De hecho, continua con una significación similar. Si en 2017 nos sirve para identificar de un primer vistazo aquellos blue jeans auténticos en un burro repleto de pantalones, en 1936 fue un paso necesario para acreditarse algunos méritos que la competencia comenzaba a imitar. Los remaches, las trabillas, la hebilla trasera… El 501® necesitaba un plus de autenticidad, un “así soy yo, y nadie más” grabado en sus fibras. Y así fue cómo se decidió coser en un bolsillo trasero una etiqueta roja con el nombre de la marca bordada en mayúsculas y en color blanco. Detalle para los más observadores: a partir de los años 70, la palabra “LeVI’S” pasó a bordarse con “e” minúscula.

Levi’s®, 1940
Levi’s®, 1940

7. Fueron parte del uniforme de batalla de Steve Jobs.
El fundador de Apple, del que ya era bien sabida su determinante obsesión por perpetuar su look a una sola combinación, escogió el 501® como cónyuge textil (en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza) de cintura para abajo, siempre combinado con el mismo jersey negro de cuello alto y las mismas sneakers de color gris. Uniforme perenne donde los haya, pues seguiría en boga después de décadas de uso (a su favor ha remado el rollito normcore, del que muchos consideran a Jobs abanderado).

8. Son el nexo común entre John Wayne, Obama, Kurt Cobain, Jackson Pollock, James Dean y hasta The Parrots. Por citar sólo algunos…
¿Acaso hay mayor muestra de versatilidad? Lo difícil, en este caso, es dar con alguna celebridad que no haya portado este clásico en alguna ocasión. El caso es que el 501® ya ha demostrado maridar a la perfección con el look de actores de wéstern o el uniforme inconformista de la Generación Beat. Y pocas tribus urbanas se le han resistido. Confirmado, este jean es poco menos que infinito.

Los Ramones
Los Ramones

9. Es icono de estilo… y transgresión.
Su fama como icono no sólo supera a la de otros básicos de armario insustituibles como el little black dress (así lo confirmó la revista Time en el año 2000, que atribuyó al 501® el mérito de “prenda más influyente del siglo XX”), sino que también es uno de esos agentes de cambio que, aun tratándose de prendas de vestir (por los mismos lares se movió la irrupción de la minifalda), han hecho más por la evolución en temas sociales y de igualdad que otros factores más “trascendentales”

Muro de Berlín
Muro de Berlín

10. Ha sabido evolucionar.
Reinventarse. Si en los 70 bajaron el tiro y acampanaron la pierna, en los 90 rasgaron sus rodillas y se llenaron de parches. No es de extrañar que, este año, Levi’s® lanzara el 501® Skinny para satisfacer la imperante vuelta (para quedarse) del pitillo. También en 2015 salió a la venta su versión CT (Customized & Tapered); y su versión Stretch en 2016. Por supuesto, manteniendo siempre la esencia del original. A día de hoy hay tantos tipos de 501® como gente viviendo en su interior, y el 501® Day Music Video que Levi’s® ha preparado para conmemorar su aniversario es buena prueba de ello. ¡Disfrútalo!

Aquí te contamos todo lo que Levi’s® ha preparado para celebrar el #501Day.

Coméntalo

comentarios