1EDENAPOTEOSICOFRENCHTOUCH

Vivir para contarla. No hablamos de García Márquez, sino de Edén, la película en la que la cineasta Mia Hansen-Løve plasma el devenir vital de un DJ (alter ego de su hermano Sven, coguionista) durante el French Touch, la escena techno con la que dúos como Daft Punk se apropiaron del clubbing parisino allá por los 90. Material autobiográfico de primer grado (de consaguinidad) en un relato de alto voltaje decibélico-emocional.

2EDENAPOTEOSICOFRENCHTOUCH

Condensar dos décadas, una vida, en dos horas. Voilà el reto que la realizadora francesa Mia Hansen-Løve acomete en Edén, título de intencionalidad ambivalente escrito a cuatro manos con su hermano Sven y mirada de insider al French Touch, escena de la que este fue artífice destacado desde su adolescencia hasta el umbral de los cuarenta. Realidad y ficción se solapan en un relato íntimo que toma como motor la pasión de Sven por el garage, extendida a lo largo de veinte años en un camino irregular que, fiel a la máxima de que todo lo que sube baja, muestra el ascenso y caída de un dj que saboreó largamente las mieles del éxito. Desde su condición de mero aficionado a sus sesiones fijas en clubs míticos como Cheers, de radioyente a conductor de un programa y sello propios, este insólito dúo fraternal nos sumerge en la cultura de club de las raves del eje París-Chicago-Nueva York con un realismo tan naturalista como absorbente, revelando con alma de connaisseur la cotidianeidad íntima de un “revientapistas” nato que se codeó con figuras como Terry Hunter, Tony Humphries o Arnold Davies, haciendo de la disco su verdadero hogar. Con el modo nocturno como estado natural, gran parte del metraje transcurre en garitos en penumbra, transmitiendo el feeling del aquí y ahora con fundidos a negro intermitentes y filtros de color sobre sombras que se mueven rítmicamente, brazos en alto, coreando himnos cien veces repetidos y entregadas al desenfreno de la música y de la droga. En este frenético existir de Paul (Sven) apenas hay espacio para la estabilidad y toda relación que aspire a duradera tiene como condición sine qua non el ponerse juntos. Honesta y antipaternalista, la película no esconde el desapego del protagonista hacia su familia, sustituida en la práctica por un círculo de colegas del gremio que hablan sobre tías buenas, se rulan las chicas y los porros y se meten rayas y éxtasis como si no hubiera un mañana. Pero resulta que lo hay.

4EDENAPOTEOSICOFRENCHTOUCH

3EDENAPOTEOSICOFRENCHTOUCH

Con una fusión ejemplar entre lo fáctico y lo personal, Edén supone un zoom privilegiado y envolvente de la cara más íntima del French Touch, atrapando al espectador con una narración densa y encapsulada en la que lo anecdótico funciona como excipiente de lo relevante en pos del flujo natural del relato, difuminando los contornos del “mensaje” y construyéndose a partir de secuencias y planos cortos (en el tiempo y en el espacio) que requieren de una mirada atenta e intuitiva para su decodificación. Irremediablemente melancólica, pero sin concesiones a la autocompasión ni a las moralinas, Edén es el retrato de un alma epicúrea y temeraria que, tras los estragos de quince años de excesos, ha hecho las paces consigo misma. Y si cualquier tiempo pasado fue mejor, siempre nos quedará el esplendor en la hierba.

5EDENAPOTEOSICOFRENCHTOUCH

 

VIDAS EN CELULOIDE 

No es la primera vez que Mia Hansen-Løve recurre a su entorno más cercano para contar historias. De El padre de mis hijos a Primer amor, su filmografía está compuesta por largos e intensos episodios personales en los que lo autobiográfico trasciende la categoría de mera referencia para constituirse como protagonista absoluto de la narración, cuya fidelidad en su traslación a la pantalla no supone merma alguna (bien al contrario) en la dimensión poética de cada relato. En esta ocasión, además del material exquisito de primera mano recogido de la virulenta experiencia de su hermano Sven, la cineasta ha contado con la implicación desinteresada de figuras clave del French Touch: Agnès Dahan (fotógrafa de las Respect parties), Manu Casana (su organizador) o los mismísimos Daft Punk, además de tener acceso a los dibujos de Mathias Cousin, héroe caído e ilustrador del cómic Le Chant de la Machine. Colaboradores de altura para una película tan real como la vida misma.

6EDENAPOTEOSICOFRENCHTOUCH

Edén se estrena en salas el 18 de septiembre.

Coméntalo

comentarios