wei-retratoWei Hung Chen © Lane Lang

“El sitio en el que se produce algo no es tan importante como el qué y el cómo se produce. Los fabricantes sin ética existen en todos los países”.

Si no habéis oído hablar de Wei Hung Chen… ¡ya va siendo hora! Esta mente creativa e innovadora llega desde Taichung (Taiwán) para maravillarnos. Ha estado estudiando diseño de moda en Parsons y, en este último año, ha desarrollado un sistema de prendas modulares. ¡No es broma! Con este sistema, las diferentes piezas de su colección se pueden reorganizar de varias maneras creando conjuntos espectaculares. Con tan solo siete piezas modulares se pueden crear 30 looks diferentes. ¿Os imagináis? Pues debe ser que los grandes de la moda sí que lo ven factible, ya que Chen entró a formar parte de los doce finalistas de la quinta edición de Parsons x Kering Empowering Imagination. Una prestigiosa competición de diseño (viendo la escuela y la empresa involucradas no cabe duda) que da la oportunidad a sus dos ganadores de visitar por dos semanas las oficinas de Kering en Italia, incluyendo el laboratorio de Kering Materials Innovation. Volviendo a Chen, con las opciones que ofrece su primera colección, las alternativas son tales que quien las lleve no puede aburrirse. Además, si de querer jugar se trata, también tenemos a disposición una línea de accesorios a juego, gracias a los cuales ya se han lanzado a patrocinar a este joven diseñador nada menos que Luxottica y la escuela italiana Politecnico Calzaturiero.

1Fotografía LANE LANG. Peluquería TY SHEARN. Maquillaje SOFI CHERNYAK.
Estilismo WEI HUNG CHEN. Asistentes RAIHETH RAWLA, JOAN KAO, RENEE CHOU.
Modelos REECE PERKIN, ALEXANDER NEWMAN, ALY NDIAYE

Nos encanta tu frase “Designed to be a designer” (diseñado para ser diseñador). Cuéntanos, ¿cómo decidiste emprender este camino en el diseño? ¿y cómo es Chen el diseñador?
Ha sido mi fascinación e interés por el diseño de un producto lo que me ha llevado a emprender este rumbo. Por otra parte, mi perspectiva es un tanto calculadora a la hora de ejecutar el diseño de prendas, lo cual me lleva a enfocarlo todo de una manera distinta. Como diseñador, mi meta es maximizar la conciencia en cuanto al producto final, tomar en cuenta temas relevantes en la industria y resolver problemas mediante el diseño. En mi último año en Parsons The New School for Design, tuve la oportunidad y el tiempo para explorar y desarrollar un sistema circular para crear prendas modulares que permiten la creación de diferentes componentes, los cuales pueden adecuarse los unos a los otros en la integridad de la colección. Este sistema es un intento de prolongar la vida útil de las prendas y alterar la función del armario.

¡Vaya! Es un concepto realmente nuevo. ¿Nos cuentas un poco más sobre este proyecto? ¿Qué te llevó al punto de decir: “vale, la industria necesita algo como esto”?
La Colección Modular es el resultado de un intento de redefinir el sistema de la creación de vestimenta para mejorar el problema de la merma. A través de una serie de investigaciones, la compartimentación de las prendas y el estudio de varias técnicas de cierre, finalmente descubrí y desarrollé nuevos métodos para utilizar los componentes de una prenda y redefinir su construcción y cómo puede ser usada. Al hacer una pieza modular, se amplía su habilidad de ser intercambiable, dando al consumidor más opciones con las que jugar. Uno puede añadir o quitar partes de mis diseños dependiendo del contexto, y como he dicho anteriormente, la infinidad de posibilidades conlleva la longevidad del armario, permitiéndole vivir más allá de las temporadas y convirtiéndolo en atemporal. Esta propuesta modular siempre ha estado desarrollándose en mi mente, pero no tuve la oportunidad de ponerla en práctica hasta el último año de estudios. Sólo con mi tesis tuve el tiempo necesario, un año entero, para dedicarme a investigar y explorar esta idea con la cual me he comprometido a largo plazo.

2

“Quería intentar crear una colección que, además de resolver el problema con éxito, no perdiera en capacidad de poder llevarse”.

¿Te consideras entonces un diseñador ecológico? Lo que otros diseñadores reconocidos llaman green designers por los materiales, las formas de fabricar sus productos y los países dónde se producen…
No, para nada, no me considero un green designer. Tan solo soy un diseñador que pretende crear con conciencia y responsabilidad. Para mí, el sitio en el que se produce algo no es tan importante como el qué y el cómo se produce. Los fabricantes sin ética existen en todos los países, ya depende de uno si quiere contratar a dicho fabricante o no.

Esta pregunta va para el resto de los mortales. ¿Cómo nos enseñarías a combinar con estilo esa fabulosa colección modular?
No existen estilos específicos en mi línea modular, y ni quisiera quien la lleve se ve obligado a seguir lo que yo diga. Esa es la belleza de la colección. Yo quisiera animar a quienes lleven mis prendas a añadir componentes y divertirse, explorar las posibilidades y ver en qué pueden convertirse. Algo que espero ver con ansias es la interpretación creativa de cada persona que las lleve.

Tienes muchas otras piezas que tienen un cierto aire deconstructivista. ¿Cómo fue tu proceso creativo en este caso?
La verdad es que pasé por varios procesos intentando deconstruir prendas para poder entender la construcción de cada pieza. La deconstrucción de prendas existentes me dio, en general, una base de cómo seccionar cada vez más los diferentes componentes para poder llegar a ese máximo de posibilidades de intercambio.

“Algo que espero ver con ansias es la interpretación creativa de cada persona que lleve las prendas de mi colección”.

Como mencionamos hace un rato, no estamos seguros de cómo definir tus diseños ya que parecen ser algo arquitectónicos, incluso podríamos decir que tienen un poco de ingeniería. ¿Cómo los definirías tu?
Yo enfoco el diseño de moda con una mentalidad similar a la de un diseñador industrial. La meta es la solución de un problema, por así decirlo. Esta temporada, el problema principal era el tema de la merma, y es de allí de dónde parte el concepto y foco de la colección. Sin embargo, también quería intentar crear una colección que además de resolver el problema con éxito, no perdiera en capacidad de poder llevarse. En fin, que no fuese una pieza de pasarela o de museo, si no que pudiese usarse con normalidad.

Nos interesa el tema de que todo sea unisex. ¿Crees que en cierta medida y en algún momento ya no existirá distinción de géneros en la moda? 
Creo que la industria de la moda está comenzando a superar lo que viene siendo la distinción de géneros, especialmente dentro de la nueva generación. Las prendas ya no están definidas por género, están definidas por estilo y personalidad. Personalmente creo que es uno de los aspectos positivos de la moda en la era en la que vivimos. Estamos constantemente intentando romper estereotipos, y permitiendo al consumidor expresarse sin ser etiquetado de manera condescendiente.

Además de ropa, tienes una colección de accesorios bastante interesante. ¿Seguirás complementando con accesorios cada colección?
¡En principio esa es la idea, crear accesorios para cada colección! Será como una historia que evoluciona constantemente acompañando cada temporada. Creo que en mi caso los accesorios son un aspecto muy importante de mi identidad y de mi punto de vista hacia lo que la moda debe ser en estos días.

foto-gafas-sol-5Fotografía FUZHONG YANG. Diseñador y estilista WEI HUNG CHEN Asistente RAIHETH RAWLA, LULU. Peluquería JASON CHONG LI. Maquillaje JONATHAN WU. Modelo JESSI SILOAHTI

¿Nos contarías más sobre tus gafas de sol?
He tenido el privilegio de desarrollar los primeros prototipos de mis gafas con la ayuda de Luxottica. La base del cristal es básicamente un marco con cuatro pequeños imanes en cada lado. Los componentes exteriores también contienen estos cuatro imanes. Así, en cualquier momento, la persona que lleva las gafas puede cambiar la silueta o estilo de las mismas, simplemente intercambiando los componentes externos y adjuntándolos a la base. A simple vista parece que hay cinco o seis gafas diferentes, pero realmente solo son cinco componentes separados que están unidos a la misma base.

Y sobre las botas, ¿qué nos puedes contar sobre ellas? ¿Fue duro el proceso de crear este tipo de calzado?
Fui verdaderamente afortunado, ya que fui patrocinado por el Politecnico Calzaturiero de Padua, Italia. Simplemente tuve que dibujar todo el tema técnico y se envió tal cual para ser producido. La transición de dibujo a producto final fue un proceso fluido y sin problemas. Visité Padua en Enero para ver cómo iban saliendo los zapatos y quedé fascinado con el procedimiento.

¿Cuáles son tus próximos pasos, después de haber terminado tu tesis y de haber logrado este éxito inmediato? ¿Dónde te ves en un futuro cercano?
Actualmente me encuentro colaborando con algunos amigos y sigo explorando el concepto modular con más profundidad. Además, estoy trabajando en otros proyectos creativos. A largo plazo, mi meta es crear una plataforma que permita la colaboración entre mentes creativas y nuevos talentos en una variedad de proyectos y campos de diseño. Hoy en día, el diseño se ha convertido en un reino indisciplinado en el que se integran unos campos con otros. Un producto realmente único sólo puede nacer cuando varios diseñadores se unen, discuten e incentivan mutuamente.

modular-dress-2

7

modular-dress

 

Coméntalo

comentarios