Pretendamos que seguimos creyendo en los cuentos;
que inventarse palabras todavía sigue siendo una ciencia inexacta;
que aún sigue temblando mi piel al escuchar Pennyroyal Tea, de Nirvana.

 Pretendamos que en días de tormenta seguimos queriendo sentir la lluvia sobre la cara;
Y sí, que aún pensamos en bailar sobre la hierba cuando el sol sale entre las nubes grisáceas;
que el no sabe/no contesta todavía sigue siendo una respuesta válida.

Pretendamos que sigue pareciendo divertido dibujar entre los libros, trepar árboles o conducir de noche en una carretera solitaria;
que aún sigo buscándome entre las letras de todas esas canciones noventeras de la radio;
que mis ojos no perdieron de pronto su color cuando de pronto te marchaste sin dejar rastro.

Pretendamos que equivocarse es bueno;
que dormir ayuda a olvidar;
que en silencio se entienden mejor las cosas.

Pretendamos que aún cuentan las palabras, y no sólo los hechos;
que te sabes de memoria cada una de las pecas de mi cuerpo;
que lo dejarás todo por venir a abrazarme en mitad de una noche de invierno.

Pretendamos que cada día es único, que en realidad somos eternos.
Pretendamos que sabemos reírnos de todo y de nada al mismo tiempo.
Pretendamos que no hemos perdido de vista las necesidades del resto.
Pretendamos que algún día sabremos quiénes somos.
Pretendamos que el mundo sigue girando, que el pasado no existe, que el futuro no importa, que pase lo que pase, no cambiaré nunca.

Coméntalo

comentarios