Foto1Obra de Javier Velasco

La visión de un infierno puede sumir en el más profundo caos o elevar la esperanza de un lugar deseado completamente opuesto: El Paraíso. Esta es una de las grandes obsesiones del ser humano que históricamente abrazó la represión animal para poder alcanzarlo. Por ello, como principal vehículo de expresión emocional, dentro del arte encontramos ejemplos que lo ilustran e imaginan. El Bosco lo hizo con el tríptico El Jardín de las Delicias mientras que en pleno renacimiento, Masaccio se recreaba en el dolor por La expulsión del Paraíso de Adán y Eva, que en su rostro desgarra un sentimiento que viaja entre épocas. Esta expulsión aún obsesiona y conduce al motivo de la exposición Paraísos Terrenales, que reúne la obra de diferentes artistas que juegan con la posibilidad de que hubiera un edén aquí abajo.

Foto2En cinta, de Alex Francés

Entre ellos encontramos a Alex Francés que compone un espacio desde la representación y la ausencia, a Jules Julien que se recrea en una hiperrealidad vista desde la connotación del azul, además de Andrew Weir y Christto Sanz (a los que ya conocimos aquí), cuyas composiciones representan el conflicto de identidad de la sociedad de Qatar. Todos ellos dan con pequeños paraísos terrenales que imaginamos como posibilidad o ensueño. Francisco Ramallo y Eduardo García Nieto nos conducen a través de sus textos en este viaje al fondo de nuestro ser. Un viaje que proponen Ismael Chapaz, Juanma Menero y María Tinoco desde la plataforma BLACK REFUGE porque desde que fuimos expulsados, no lo hemos vuelto a encontrar. Aunque existe una posibilidad, y es que el paraíso no está siempre en el cielo.

Foto3Short – Blue Series, de Jules Julien

Foto4Obra de Javi Moreno

Foto5Entre-Piernas, de Sebastián Chisari

Foto6An Unusual Request, de Christto Sanz & Andrew Weir

Paraísos Terrenales. Desde el 23 de junio hasta el 31 de julio.
Espacio de Las Naves (C/ Joan Verdeguer, 16). Valencia (España)

Coméntalo

comentarios