Todas las cosas de nuestra vida nos influyen en cómo somos realmente. Aquel primer amor que tuviste durante tus años en el instituto, ese primer trabajo con el que aprendiste que el dinero cuesta ganarlo o tus primeras vacaciones con tus amigos. Nuestras vivencias del pasado, el propio presente, e incluso las grandes y pequeñas aspiraciones que tenemos en la vida, han hecho que seamos el tipo de persona que somos. Y de vez en cuando, nunca está de más mirar atrás y ver cómo las cosas han cambiado y recordar quiénes somos y de dónde venimos. Y eso es lo que ha hecho esta temporada la firma californiana Levi’s, que ha decidido rendir su particular homenaje a la ciudad que vio nacer junto a ellos los primeros jeans de la historia: San Francisco. Para ello, tomando temas tan dispares como la belleza natural de la ciudad norteamericana o los innumerables logros tecnológicos, el equipo de diseño ha recorrido y absorbido cada rincón de la ciudad para trasladarlo de manera única a la nueva colección de la firma. Como no podía ser de otra manera, uno de los temas más importantes para esta temporada ha sido la amplia gama de acabados denim, que reflejan la forma en que la niebla desaparece lentamente y cambia la luz a lo largo del día. La inspiración Beachnik es otro de los puntos fuertes de la colección, con el icónico Beat de San Francisco y la cultura playera de fondo, traducido en desteñidas y polvorientas tonalidades, en rayas surferas y en tejidos non-denim como el lino chambray o el ligero algodón. Pero, por supuesto, San Francisco, además de una ciudad única, también es la meca de la experimentación que ha dado origen a algunos de los grandes inventos del mundo. Y junto a ellos, Levi’s lleva más de 140 años vistiendo a los idealistas que piensan de una manera diferente, liderando las tendencias en denim durante casi un siglo y medio. Ya sea utilizando las últimas investigaciones de sostenibilidad como incorporando tecnología para mejorar los atributos de sus productos, la firma está dejando su huella en el mundo a la vez que anima a los que visten sus prendas a que hagan lo mismo. Esta es la tercera temporada que la marca vuelve a sus raíces para buscar la inspiración de su colección. Pero es que Levi’s no sería lo que es hoy en día sin San Francisco, una ciudad cuya historia está entrelazada con la suya. Y además, ya sabéis lo que se dice: como en casa, en ningún sitio.

 

Coméntalo

comentarios