Kim Basinger, camisa blanca desabotonada (lo justo para dejar el resto a la imaginación) pantalones masculinos y peinado alborotado (casi como si hubiese salido así de la cama)… Un look sencillo, pero tentador. Es la idea del power dressing detrás de la nueva colección FW15 de Ganni. Prendas que nos llevan a sentirnos seguras, un poco atrevidas, a lo Nueve semanas y media, pero en general cómodas en nuestra propia piel. Un toque de peligro invade esta intersección entre lo masculino y lo femenino. Las chaquetas llevan un corte fuerte, estilo ochentero, que contrasta con las camisolas de encaje para así llevar el sex factor a un nuevo nivel. Los killer heels son un must, por supuesto, y qué decir de las prendas en satén rojo que básicamente parecen caer sobre la piel sin apenas tocarla. ¿Qué dices? ¿Te atreves a mostrar tu lado peligrosamente femenino?

Coméntalo

comentarios