Heimat es una palabra alemana que no tiene traducción literal al castellano, pero vendría a significar algo entre herencia y hogar. Sin embargo, el hecho de ser una de estas palabras que no tienen su igual en otros idiomas, impulsó al alemán Stefan Strumbel a convertirse en artista.

Strumbel, nacido y residente en Offenburg, Alemania, se dio cuenta de que heimat es un concepto muy utilizado en su Alemania natal pero que no sabía cómo explicarlo fuera de sus fronteras, lo que le llevó a replantearse su visión del mundo: ¿Cómo nos proyectamos? ¿Cómo nos explicamos? ¿Cómo nos vemos a nosotros mismos? Y, ¿cómo nos ven los demás con respecto a cómo creemos que nos vemos? Preguntas que pueden parecer obvias y, sin embargo, le han hecho crear una cosmogonía colorida, kitsch y que combina elementos muy dispares entre sí.

El artista Stefan Strumbel delante de uno de sus relojes

De toda su obra nos hemos quedado con los relojes de cuco por representar a la perfección la cosmogonía de Strumbel: mucho color, tergiversación de la realidad con un toque kitsch, pero también oscuro y retorcido, por romper la idea preconcevida y por lo tanto prejuiciosa, de lo que debería ir o no en un reloj de cuco tradicional.

El diseñador Karl Lagerfeld con uno de los relojes de Stefan Strumbel

Coméntalo

comentarios