La población de abejas parece haber disminuido drásticamente en los últimos años por el uso de pesticidas, con el perjuicio que eso supone para el medio ambiente por el necesario proceso de la polinización de las plantas. La preocupación por este problema, unida al creciente interés por los huertos urbanos, los alimentos orgánicos y una mayor conciencia ambiental ha impulsado un aumento del número de lo que se denominan “apicultores urbanos”. En ciudades como París (capital mundial de la miel urbana), Washington, Berlín, Tokio, Nueva York, San Francisco y Londres ya es frecuente encontrar colmenas en la parte superior de muchos edificios.

J&B, a través de su nueva bebida espirituosa J&B Urban Honey (que infusiona J&B Scotch Whisky con miel de colmenas urbanas) quiere ayudar a crear conciencia en España sobre esta tendencia internacional, y propiciar su regulación en nuestro país.

Coméntalo

comentarios