primera

Vamos dejando atrás los días más calurosos del verano y el momento de rescatar las chaquetas del armario se va acercando. Aunque, claro, el día justo en el que hacer el cambio depende mucho de la parte de la península en la que estés. Queridos norteños, sabemos de primera mano que prácticamente no habéis apeado esta prenda. Amigos de sur, dejad de buscar la palabra “chaqueta” en la RAE, que no ha pasado tanto tiempo desde la última vez que bajasteis de los 30º. En definitiva, aunque no podamos marcar la fecha exacta en nuestros calendarios, cómo dirían los Stark, “se acerca el invierno”. En Westeros tardó seis temporadas en llegar y en la Península todavía nos quedan unos meses de tregua hasta enfrentarnos a él por completo pero, no hace falta ser vidente para afirmar que las temperaturas comenzarán a bajar. Independientemente de lo que marquen los termómetros en tu zona, este es el momento perfecto para tomar nota de las últimas tendencias de esta prenda exterior. Ya sabes, “por si refresca”.

ROCKABILLY

 Ya sea por su innegable relación con el atractivo mundo del rock o porque sientan endiabladamente bien, una chaqueta perfecto es un must del que no te arrepentirás nunca.

Desde que la moda descubrió esta prenda, originalmente asociada a la estética punk y rock, no ha dejado de sacarle provecho. ¿Existe algo que aporte una nota más rebelde a un look urbano? Haciendo gala a su nombre, pocas chaquetas sientan tan bien como una perfecto. Un corte ajustado, unos remaches en los hombros y una cremallera que acaba en el punto justo. Todo unido a la sensualidad de las prendas de cuero.

 

BOMBERIZACIÓN

Su ascenso al poder fue tímido, pero desde que comenzaron su intrusión en las pasarelas hace varias temporadas, no hay armario que se les resista.

Si algo caracteriza a la bomber, además de su cremallera central y puños bajos y elásticos, es su versatilidad. A medio camino entre la nostalgia del movimiento mood y los institutos americanos de los 80 y el atrevimiento de las reinterpretaciones más modernas, con todo tipo de estampados, colores y tejidos. Esta chaqueta combina con todo y se adapta a todas las inclemencias meteorológicas, quizá esa fue la virtud que la catapultó a un podio del que se resiste a descender temporada a temporada. Apúntate a la bomberización.

 

SPORTIVIDAD

Olvida ese concepto de sudadera raída, ancha y sosa a la que recurrías como última opción. Las opciones son infinitas y sí, puedes llevarla a todas partes.

La incursión de las prendas deportivas en la esfera urbana no es nada nuevo. Ya sea porque la proliferación de los seguidores del estilo de vida “healthy” ha hecho que nos acostumbremos a verlas fuera del gimnasio, o porque por fin hemos desechado la sandez de que “para presumir hay que sufrir”, las sudaderas se han convertido en una opción de cabecera para un esto casual y sportivo.

 

DENIM

¿Qué sería de nosotros sin ellas? Esta pieza atemporal lleva acompañándonos año tras año. La chaqueta vaquera es un clásico y, al igual que en la música, en la historia sólo perdura lo mejor.

El denim es uno de los tejidos más reconocidos en todo el mundo y nunca pasa de moda. ¿Quién no ha tenido nunca una chaqueta vaquera? La atemporalidad de esta prenda la convierte en un fichaje con éxito asegurado para cualquier fondo de armario. Puedes encontrarla en multitud de formas, cortes, colores y acabados. Su versatilidad hace prácticamente imposible no hacerse con una que te guste, sólo tienes que encontrar tu estilo.

Coméntalo

comentarios