Los amantes de la cerámica están de enhorabuena. Y es que, en los últimos tiempos hemos podido ver como poco a poco surgía una oleada de nuevos diseñadores que han convertido a este material en uno de los must have del mundo del diseño y la decoración. Una de esas firmas que han sucumbido a eso de “mancharse las manos” para crear originales diseños para el hogar es Tánata, una pequeña empresa española fundada en 2010 por Natalia Figueroa y Ana Ferichola. Desde entonces, juntas trabajan para diseñadores, produciendo sus proyectos “a la carta”, en un término medio entre la producción artesanal y la industrial, explotando al máximo las posibilidades del material cerámico.

Sus diseños minimalistas de aires nórdicos en colores pastel guardan toda la delicadeza propia de la cerámica. Seducidas por el trabajo con los moldes, la magia de las cocciones y la transformación del barro, Ana y Natalia decidieron darle una importante carga de diseño a todos sus productos para convertirlos en auténticos objetos de deseo. Floreros inspirados en los jarrones caseros hechos con botellas de plástico, jarras para el agua con forma de pájaro o teteras y tazas inspiradas en la silueta de un ratón, son sólo algunos ejemplos del porqué del éxito de estas dos jóvenes españolas.

Coméntalo

comentarios