CAROL01

Tras Lejos del cielo, Todd Haynes vuelve a llevarnos a los años ’50 con Carol, que se estrena esta semana en la cartelera española junto a El Renacido. Dos películas con nominaciones a los Oscar que nos muestran diferentes contrapuntos de los mecanismos que utiliza el ser humano para sobrevivir ante las situaciones que les hacen ir contracorriente.

En Lejos del cielo Todd Haynes homenajeaba el melodrama de autores como Douglas Sirk para crear una obra intensa y desgarradora. Más de diez años después, el director norteamericano vuelve a situarse en el mismo contexto para formular una película contenida en sus emociones con una acumulación de gestos, miradas esquivas y frases con dobles sentidos acompañadas de juegos de foco y unos encuadres cercanos a las pinturas de Edward Hopper, que nos muestran cómo el amor lleva a sus dos protagonistas a actuar contra sus propios límites.

CAROL02

La narración nos lleva a Therese, que trabaja en el departamento de juguetes de unos grandes almacenes. A ella, que nunca le gustaron las muñecas, le fascina el nuevo tren eléctrico que acaban de recibir, y es mirando ese tren cuando cruza su mirada con Carol, una elegante mujer, unos años mayor que ella, que pasea por la tienda ajena al resto de las necesidades de los clientes por Navidad. Carol se acerca a Therese para pedir una muñeca que ya está agotada y Therese acaba convenciéndola de que a su hija le gustará el nuevo tren. El encuentro hace mella en Therese, que ve el abandono de los guantes de Carol como la oportunidad perfecta para tomar contacto.

CAROL03

A los guantes les seguirá una comida en agradecimiento por devolverlos, lo que a su vez llevará a un encuentro en la mansión de Carol, donde vive junto a su hija y donde solía vivir con un marido con el que ahora tramita el divorcio. De ahí pasarán a un road trip y, por el camino, se enamorarán, a pesar de las dificultades que encontraran por la época en la que viven.

La actuación de Cate Blanchett es todo lo buena que cabía esperar, pero es en la gestualidad y la dulzura de Rooney Mara donde radica la clave para la empatía. Mara se convierte en Therese y creemos en su deseo gracias a la química que surge entre las dos actrices.

CAROL04

Carol está basada en la novela El precio de la sal que Patricia Highsmith escribió en 1952 (bajo el pseudónimo de Claire Morgan) para alargar el encuentro real que tuvo con una mujer durante las Navidades en las que trabajaba en unos grandes almacenes. Ella era una mujer rubia con un abrigo y guantes de cuero, y produjo un efecto en Highsmith cercano al desmayo. En la vida real, las dos mujeres nunca volvieron a encontrarse, pero inspiraron esta historia que adapta al cine Todd Haynes junto al guionista Edward Lachman.

La película navega por esa sensación cercana al desmayo que tuvo la autora y proporciona en muchas de sus escenas sensaciones cercanas a lo onírico, con una belleza desbordante que parece dialogar con In the mood for love de Wong Kar-Wai. Al igual que en la película hongkonesa, lo impecable es parte de toda la realización: la banda sonora de Carter Burwell y la fotografía de Edward Lachman ayudan a que el espectador se vea inmerso en el encuentro entre dos mujeres cuya actuación se basa en todo lo que no se dice, en los gestos y las miradas que las acercan en público.

CAROL05

Carol va mucho más allá de ser una historia de amor entre lesbianas. Su sofisticada narración se presenta como un desafío a lo masculino. En un mundo dominado por hombres, dos mujeres deciden buscar su autonomía y enfrentarse a la realidad sin necesitar a un hombre junto a ellas. Tanto el marido de Carol como el novio de Therese se presentan en la película como represores que están dispuestos a boicotear la felicidad de las mujeres.

Este año, Carol ha recibido seis nominaciones a los Oscar, pero entre ellas no se incluye la de mejor película. No es de extrañar si tenemos en cuenta las múltiples quejas que se han dado en los últimos años hacia los miembros de la Academia y que han llevado a tomar una medida sin precedentes: para el año 2020 se duplicarán el número de mujeres entre sus miembros y aumentarán el número de representantes de diferentes etnias, buscando evitar así la polémica actual #OscarSoWhite.

Una de las películas favoritas para los premios de este año es El Renacido, que también se estrena esta semana. La nueva película de Alejandro González-Iñárritu nos lleva al viaje de supervivencia de Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) en 1820 por los parajes nevados de Dakota del Norte en una película que, según su director, debería verse en un templo.

ELRENACIDO01

Carol y El renacido se estrenan este viernes en cines.

Coméntalo

comentarios