CARTEL

 “ALABAMA MONROE” (“The Broken Circle Breakdown”), Felix Van Groeningen
Melodrama  en acústico  a ritmo de “bluegrass”
112 min. Bélgica.
Estreno 14 de febrero

La enfermedad de un hijo como recurso dramático en el cine es altamente efectivo para crear pulso, tensión, crisis y caos emocional, porque tal acontecimiento puede destruirlo todo, desde la propia vida hasta el amor más puro e incondicional. Y ésta es precisamente la prueba de amor que un Todopoderoso Felix Van Groeningen planta a la pareja protagonista, Elise y Didier, un matrimonio musical que verá tambalear su paraíso cuando su hija enferme a los 6 años de edad.

STILL-10

Ella, tiene una tienda de tatuajes; él, toca el banjo en una banda. Nos venden, y cuela, que se trata de amor a primera vista, bien a pesar de sus muchas diferencias. Él es ateo y un ingenuo romántico. Ella tiene una cruz tatuada en el cuello, y los pies en el suelo. Tú, la letra; yo, la música, y todo en clave “hipster” y con música “bluegrass” (género musical considerado el génesis de la música country). Pero, ¿podrá está pareja tan opuesta en su forma de ver y procesar la realidad enfrentarse a un desafío que va más allá de componer canciones y pasiones? Originalmente se trata de una adaptación de la obra de teatro escrita por Johan Heldenbergh, el actor que interpreta a Didier en la película. La banda sonora corre a cargo de “The Broken Circle Breakdown Band”, el grupo que Didier lidera, donde los cantantes son los propios actores. Todo queda en casa: un film realizado por un equipo de técnicos muy reducido y apenas diez actores.

STILL-7

“Alabama Monroe” es un melodrama puro y duro: con el pertinentemente marcado registro sentimental y con una voluntad de denuncia (aquí se trata de la Iglesia Católica y el “uso” de las células madre). Por supuesto, también abundan los golpes de efecto, las escenas para que llores (“ahí” y “ahí”, “y aquí también”), los sentimientos desaforados (en una lucha encarnizada entre la razón y la religión, y nuestra forma de digerirlas), y la redención de los personajes a través del afecto (y la pasión). De la mano de un montaje más emocional que narrativo saltamos a diferentes momentos de la vida de Elise y Didier, pasando sin previo aviso y de manera intuitiva de aquellos momentos de paz y placer a puntos dramáticos de su existencia como pareja y familia. Como la vida misma: sin escaleta previa a la que atenerse.

STILL-5

En definitiva, una cinta que expresa a través de la música aquellas emociones difíciles de explicar con palabras, como esas cosas que a veces ocurren, para bien o para mal, y que no tienen explicación, como pueden ser un gran amor o una terrible enfermedad. Es la caprichosa vida con sus grandezas y fatalidades, sin previo aviso, y con un destino incierto, la que compone esa gran canción de acordes y desacordes bajo cuya manta todos bailamos en la gran pista que es el mundo en el que vivimos. Por lo menos siempre nos quedará elegir, y eso no nos lo quita nadie, qué cara y qué canción decidimos ponerle a nuestro día a día.

STILL-2

 

MUST WATCH

STILL

Ideal para: Alargar a toda la semana el denostado día de San Valentín. Para solteros que quieran una historia de amor ajena a falta de una propia. Para aquellos que consideran que el amor es lo que mueve el mundo. Para “drama-queens” de todo tipo, fans del country y del “vivo cantando”.

Llévate a: Tu mejor compañero de lágrimas o a algún hermético emocional para poner a prueba su vulnerabilidad y empatía…

Te gustará si: Te anticipas a la tragedia, te regocijas en el drama e intensificas o exageras todo lo que se te eche encima…. Si nunca te sientes a gusto con el típico final feliz. 

Videoteca de parecidos razonables: Otros duetos musicales con tensión de pareja dentro y fuera del escenario son el de Johnny Cash y June Carter pendidos “En la cuerda floja”, y el de Glen Hansard y Markéta Irglová conociéndose en “Once” para luego desintegrarse en “The Swell Season”. Y dentro del subgénero “sobreponerse a la enfermedad de un hijo”: “La decisión de Anne”, “Camino”, “El aceite de la vida” y “Declaración de guerra”… entre otros ejemplos de videoteca “lacrimosa”.  

Filmografía selecta de Felix Van Groeningen: Se trata del cuarto largometraje del realizador belga y el más celebrado hasta la fecha. Nominada a Mejor Película -entre otras categorías- en los Premios de la Academia del Cine Europeo, en donde además Verlee Baetens (Elise) se acabó alzando con el premio como Mejor Actriz. La cinta también ha sido Premio del Público en la Berlinale (2013) y en el Festival de Cine Europeo de Sevilla (2013). Ahora compite por llevarse el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa.

MUST: Porque es un excelso melodrama tan vigoroso como excesivo, con una pareja de protagonistas con física y química y tan sugerentes como la estimulante Banda Sonora Original. Por ser una balada cinematográfica para romper a llorar, con sus notas altas y bajas, que acaba componiendo una partitura sobre cuán bello y trágico es vivir y acerca de nuestro inseparable temor a lo que vendrá inmediatamente después de que deje de sonar la canción de nuestra vida. 

“…He planted his corn in the month of June
By July it was up to his eyes
Come September came a big frost
And all the young man’s corn was lost…”

 “The Boy Who Wouldn’t Hoe Corn”
de “The Broken Circle Breakdown Bluegrass Band

Banda Sonora NO Oficial

 Banda Sonora Oficial

Coméntalo

comentarios