Si Spider-Man no fuera descalzo, llevaría unas Supercell. Difícilmente alguien con la intención de salvar el mundo apostaría por un zapato incómodo. No obstante, Muroexe –la marca que ha puesto del revés el universo del calzado en sólo dos años- es más de otro tipo de superhéroes: gente real, sin mallas ni disfraz, pero “que está partiéndose los cuernos todos los días por hacer cosas molonas”. Después de dos años combinando la funcionalidad de una zapatilla con la elegancia de un zapato, el minimalismo visual y la estética contemporánea, Muroexe vuelve a la carga con una nueva entrega de su ya icónica silueta, esta vez más enfocada a superar la dureza del invierno: la Supercell, una sneaker a prueba de tornado, capaz de mantener tus pies aislados de cualquier tormenta. Hablamos con el equipo responsable de dotar al calzado de súper poderes.
¿Cómo es lanzar una marca en un mercado hiper-saturado y ultra-competitivo?
Difícil, pero no imposible: hay que ser muy hábil buscando el hueco que te corresponde. El sector del calzado tiene cosas buenas y malas: la mala obviamente es que ya hay muchísimas marcas, muchas de ellas con años de recorrido a las espaldas y presupuestos muy fuertes. La buena es que el público en general está muy abierto a propuestas nuevas y además es un público recurrente y no demasiado fiel: una persona normal se compra un móvil cada año y medio, pero en ese mismo tiempo se ha comprado cuatro pares de zapatillas de diferentes marcas. Al final lo que constatamos es que en el mundo no está todo inventado y todavía hay huecos que ocupar o razones para diferenciarse: nosotros hemos luchado por dar con un concepto diferente a nivel estético y aportar un estilo propio a la hora de comunicar y hacer las cosas.

¿Qué tiene Muroexe que no tengan otras?
Tenemos un modelo propio con mucha personalidad que para mucha gente ya se ha convertido en un nuevo icono en el mundo del calzado. Tenemos una política de diseño totalmente volcada en entender las necesidades del cliente: tanto, que hasta incluimos a nuestros seguidores y clientes en muchos procesos de diseño haciéndoles preguntas sobre cosas nuevas o llamándoles por teléfono para ver qué tal les va con sus Muroexe. Tenemos un estilo de hacer y decir las cosas con un punto canalla. Tenemos un ojo completamente puesto hacia el ecommerce y en hacerlo muy bien ahí. Tenemos un equipo con muchas ideas y mucho talento. Tenemos ganas de internacionalizar el proyecto y vender a todo el mundo como si no hubiera un mañana. Tenemos legiones de fans y un grito de guerra: #dothefuture.

¿Estética o funcionalidad? ¿Cómo hacéis para combinar estos dos aspectos y lograr que una zapa chula sea también óptima a nivel técnico?
Estética y funcionalidad, las dos a la vez. En nuestro caso, lo que tratamos siempre desde el proceso de diseño es de arrancar desde la funcionalidad y no desde la moda: ¿qué necesidad tiene que cubrir el producto? ¿qué características deseamos que tenga? ¿cómo lo trabajamos desde el punto de vista de la biomecánica en volúmenes, altura, peso, etc.? Una vez que, desde la funcionalidad, creamos un esqueleto válido, lo rellenamos de estética: una buena combinación de texturas, colores y acabados. Y desde el punto de vista estético también tenemos en cuenta la funcionalidad: en la selección de tejidos influye mucho si queremos que tenga determinadas prestaciones de base (por ejemplo, que sean transpirables o impermeables, tejidos de forro interior muy resistentes a la abrasión, etc.).

La Atom es ya vuestra silueta más icónica. Si tuvierais que definirla en tres palabras (sí, sabemos que son más)…
Simplicidad calculada, estética funcional, hibridismo.

Vuestro producto tiene ese aire minimalista que tanto se lleva. ¿En qué os inspirasteis?
Pues curiosamente nos inspiramos justo en todo lo que no era minimalista, es decir, en el mar de zapatillas ultra recargadas, llenas de piezas, costuras y colores en el que hemos vivido sumergidos los últimos años. Lo mirábamos y decíamos: “a ver, esto está genial pero… ¿no es hora ya de que haya otra cosa, un poco más versátil, que cubra más situaciones a diario?”. Decidimos lo que no queríamos ser mirándolas, y apostamos por ver todos los elementos de los que constaba una zapatilla, quitar todos los que no aportaban o servían, y quedarnos sólo con lo imprescindible. Verdaderamente, hicimos un proceso de diseño muy inspirado en los procesos del diseño industrial más que de la moda: construir el esqueleto básico del producto, dotarlo de funcionalidad y aportarle estética. Fin.

Diseñáis calzado para “urbanitas que buscan un producto versátil”. ¿Cómo definiríais a vuestros consumidores?
Nuestros consumidores son hombres y mujeres del entorno de los treinta a cuarenta años que han crecido llevando zapatillas pero que, llegado un momento en la vida, ya sea por motivos profesionales o de gusto personal, se encuentran con que ya no pueden ir en muchas situaciones con las zapatillas de running fosforitas, pero tampoco quieren dar el salto al zapato. Gente que busca estilo con prestaciones para resolver su día a día. Entre nuestros consumidores es muy habitual encontrar emprendedores, diseñadores de producto o gráficos, ilustradores, arquitectos, programadores, gente del mundo de la comunicación o del marketing… perfiles todos ellos muy afines al concepto de estética funcional y los valores y procesos de diseño que trabajamos en Muroexe.

Os encantaría ver calzando unas Supercell a…
A la primera hornada de robots domésticos. A unos cuantos astronautas. A algún personaje de videojuego post apocalíptico. A toda la gente que está partiéndose los cuernos todos los días por hacer cosas molonas.

Zapatillas con traje: ¿sí o no? ¿Es la “sportivización” de la moda ya una realidad tangible?
¡Sin duda! Las corbatas ya murieron hace tiempo. Ahora le toca a lo deportivo casarse con lo formal y empezar a ofrecer propuestas que crucen el aire elegante con lo cómodo y funcional de lo deportivo. ¿Por qué lo elegante no puede ser cómodo? El mix traje – zapatillas es el primer síntoma, pero seguro que veremos mil y una propuestas de las marcas en este sentido en los próximos años y, sobre todo, un viraje del consumidor, que por fin va a poder mezclar ambos mundos con una estética más o menos lograda, sin parecer que has pegado dos cosas que no cuadran.Lo mejor de estos dos años…
Nos quedamos con las palabras bonitas que nos dedica a diario la gente que nos conoce y nos usa, con la aportación de todas las personas que, de cerca o de lejos, han pasado por el proyecto desde que lo arrancamos y nos han ayudado a construirlo, y con multitud de anécdotas y recuerdos: el día que te compra la primera persona (completamente desconocida) cuando abres la web al público por primera vez en tu vida, el día en que ves tus zapatillas por la calle, el día en que ves tus zapatillas por la tele a algún famoso, el día en que vendes mil pares en Alemania modo locura, el día en que agotas una colección limitada en dos días… ¡y así! 

Próximos proyectos como marca…
Ahora mismo estamos trabajando en dos siluetas nuevas que verán la luz a lo largo del próximo año, en nuevas colecciones, y en hacer más cosas y más rápido en todas las áreas de la marca en general. Para el próximo año preparamos también el desembarco oficial en USA y muchos otros proyectos que esperamos ir desgranando en próximos meses.

Coméntalo

comentarios