1BLACKIEBOOKS

Eres un Artista, de Marta Altés, es un libro único. Basado en el éxito mundial Soy un Artista, de la misma autora, está repleto de actividades, pegatinas, formas y colores para que los más pequeños saquen el artista que llevan dentro.

La perrita Blackie fue un mito. Ciega, sorda y sin uno de sus pezones (entre otras desavenencias añadidas) se agarraba a la vida como si no existiera la muerte. Blackie no quería morir. Una pequeña editorial independiente de Barcelona adoptó su nombre y su imagen como logo con el objetivo de hacer circular por el mundo libros que fueran como la perrita: inmortales.

Desde finales de 2009, la editorial ha publicado libros que tenían implícita la necesidad de ser compartidos. Descubiertos y señalados por el dedo divino de Jan Martí (editor y fundador de Blackie Books) y el resto del equipo, 1825 días (o lo que es lo mismo, media década después) estos libros siguen llenando. Llenando las estanterías de belleza, las mentes de conocimiento y las cajas sorpresa de contenido, por eso tenemos mucho que celebrar. Porque cinco años dan para mucho, creemos que una buena manera de acercar la magia al hueco reservado para los libros preferidos puede ser compartiendo algunos de sus nuevos títulos con amigos, con los más peques de la casa o con la nueva persona que te acelera el pulso. Tú eliges. Regala creatividad, imaginación e inspiración con Eres un artista, nostalgia y evocación de la infancia con Babar. Todas las historias, y un relato noir cargado de originalidad con Un detective en Babilonia. Blackie Books, media década de belleza inmortal.

2BLACKIEBOOKS

Ni balas, ni dinero, ni el calcetín derecho, ni escrúpulos, ni suerte, ni vergüenza, ni nada que perder. El prota de Un detective en Babilonia, de Richard Brautigan, no tiene nada de eso. ¿Curiosidad por descubrir lo que sí tiene?

3BLACKIEBOOKSBabar es un clásico imprescindible y lo sabes. El recopilatorio Babar. Todas las historias reúne en un solo volumen los seis emblemáticos libros de Babar escritos e ilustrados por Jean de Brunhoff más un prólogo inédito de Maurice Sendak. Un viaje a la infancia para los más nostálgicos.

Coméntalo

comentarios