“BIRDMAN O (LA INESPERADA VIRTUD DE LA IGNORANCIA)”, Alejandro González Iñárritu.
Comedia negra-ácida; teatro existencial; la efímera naturaleza del éxito; la cuestión de la relevancia;
la industria de Hollywood y el telón de fondo de Broadway; paralelismos y referencias;
explosión de creatividad; “reality-film” con falso biopic.
Estados Unidos. Estreno 9 de enero.

F.A.M.E
(*volarán cabezas)

¿Es un ave? ¿Es un avión? Es Birdman-en-acción. Michael Keaton pasa de ser el “hombre-murciélago” de Burton… a convertirse en el “hombre-pájaro” por gracia y obra de Iñárritu.

En “BIRDMAN o (la inesperada virtud de la ignorancia)”, Riggan Thomson (Michael Keaton) espera que encabezando una nueva y ambiciosa obra en Broadway acabe consiguiendo, entre otras cosas, dar nueva vida a su moribunda carrera. En muchos sentidos es una iniciativa profundamente insensata, pero el antiguo superhéroe del cine tiene grandes esperanzas de que este ardid creativo le legitime como artista y demuestre a todos –incluido él mismo– que es algo más que una vieja gloria de Hollywood.

Estaba interesado en examinar los combates con el ego, la idea de que el éxito que uno alcance, independientemente de que sea económico o de prestigio, siempre es una ilusión. Es transitorio. Cuando uno persigue las cosas que cree que quiere y hace posible que el público dé validez a sus aspiraciones; cuando por fin lo consigue, no tarda en descubrir que esa alegría es fugaz” explica Iñárritu. Para el atormentado ego de Riggan, la frontera que separa la realidad de la ilusión es delgada como el papel de fumar; a menudo, ni siquiera existe. La sombra de Birdman –un compañero perpetuo y fastidioso– no le abandonará, le guste o no. “Se embarca en un odisea que corrobore lo que él es. Emprende el viaje del ‘yo’, el del ego. Y a medida que lucha contra su mediocridad, su ego –amigo y atormentador incondicional– repetirá los patrones que Riggan quisiera abandonar y le enfrenta a sus numerosas limitaciones y a sus posibilidades de hacerse falsas ilusiones”.

El realizador mexicano echa un profundo vistazo sobre la existencia humana tal y como la ven los personajes, tomando a Riggan como punto de apoyo, pero su tono hace equilibrismos entre la comedia y el patetismo; entre la ilusión y la realidad, dejando margen para numerosas interpretaciones. Porque así es el arte: pura interpretación de nuestra imagen como vivos dentro del gran teatro del mundo.

 

“Yo lo vi como una especie de Don Quijote, cuyo humor nace de la disparidad y permanente desacoplamiento de sus elevadas ambiciones y la innoble realidad que lo rodea. Básicamente, es la historia de todos nosotros”.

Iñárritu o (el histrionismo, la petulancia y la intensidad vital)

 
MUST WATCH

Ideal para: Tanto los que trabajan y se dedican al arte… como para los que no.

Llévate a: A los que cuidan en exceso su imagen pública; a los que solo miden a los demás por sus éxitos; a ególatras y a aquellos que descuidan su vida familiar por lo laboral.

Te gustará si: Si te van la grandilocuencia y la dramaturgia exagerada; echabas de menos al Michael Keaton más pletórico y en forma.

Videoteca de parecidos razonables: Hollywood Confidencial en “Mullholand Drive” de Lynch y “Map to the stars” de Cronenberg; y tras las bambalinas de la espectacular avenida Broadway en: “Calle 42”, “Balas sobre Broadway”, “Eva al desnudo”, “Los productores” (1967), ¡Autor, autor! y “Melodías de Broadway 1955”. Por otro lado, con el estreno de “Birdman” no encontramos mejor momento para volver a disfrutar de Michael Keaton como ese otro héroe alado: “Batman” (1989) y “Batman vuelve” (1992). Y porque no, para recuperar también al personaje de Bill Murray en “Lost in Translation”: Bob Harris, otro actor norteamericano en decadencia.

Filmografía selecta de Alejandro González Iñárritu: Es el primer director mexicano candidato a un Oscar. Cuatro largometrajes de Iñárritu, “Amores perros”, “21 gramos”, “Babel” y “Biutiful”, han cosechado elogios de la crítica en todo el mundo, habiendo recibido un total de doce candidaturas al Oscar en diferentes categorías, incluidas las de Mejor Película y Mejor Director. En 1999, Iñárritu dirigió su primer largometraje, “Amores perros”, con guión de Guillermo Arriaga. La película examinaba la sociedad mexicana desde la perspectiva de tres relatos entrelazados. “Amores perros” se estrenó en el Festival de Cine de Cannes y ganó el Gran Premio de la Semana de la Crítica. Después de su histórica primera proyección en Cannes, “Amores perros” fue candidata a “Mejor Película Extranjera” en los Oscar. Tras el éxito de “Amores perros”, Iñárritu volvió a emplear la estructura de relatos entrecruzados en “21 gramos”. La cinta fue protagonizada por Benicio del Toro, Naomi Watts y Sean Penn. En el 2005, Iñárritu se embarcó en su tercera película y última de la trilogía, con “Babel”. Ambientada en tres continentes, cuatro países y hablada en cuatro idiomas diferentes, “Babel” consta de cuatro historias ambientadas en Marruecos, México, Estados Unidos y Japón. La película está interpretada por Brad Pitt y Cate Blanchett pero presenta un completo reparto cuyos miembros no eran actores, así como a algunos nuevos intérpretes como Rinko Kikuchi y Adriana Barraza. “Babel” recibió siete candidaturas en la edición número 79 de los Oscar, optando, entre otros, a los de Mejor Película y Mejor Director. Cuatro años más tarde Iñárritu dirigió y produjo “Biutiful”, protagonizada por Javier Bardem, ya sin con la colaboración de Arriaga en el guión pero escrita mano a mano con Armando Bo y Nicolás Giacobone. Es la primera película de Iñárritu en su lengua natal desde su debut en el largometraje con “Amores perros”, y por segunda vez en su carrera, su película fue candidata al Premio a la Mejor Película en Lengua Extranjera en los Oscar. La próxima película de Iñárritu será “The Revenant”, basada en la novela homónima de Michael Punke, y contará con Leonardo DiCaprio y Tom Hardy.

MUST: 7 nominaciones a los Globos de Oro (incluyendo Mejor Película -Comedia o musical-); una de las 10 mejores películas del año para National Board of Review y American Film Institute. Y una de las grandes favoritas para los Oscar. Por ser una brillante comedia negra sobre el star system y el esnobismo que rodea el arte. Porque sus piezas están perfectamente encajadas y cuenta con una poderosa fotografía, obra de Emmanuel Lubezki, director de foto en “Gravity”. Por estar concebida como un solo plano secuencia, aunque no lo sea. Por su coreografía de actores, secundarios y extras, con el backstage del teatro: Edward Norton, Emma Stone, Naomi Watts, Zach Galifianakis, Amy Ryan… Por ser trágica y divertida, real y surrealista. Por ser una obra audaz de altos vuelos. Y porque por muy “alto” que lleguemos: nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto.

TRAILER OFICIAL VOSE

 

Coméntalo

comentarios