De izquierda a derecha. Fotograma de Mientras ellas duermen, Animal de compañía y I am not a serial killer
De izquierda a derecha. Fotograma de Mientras ellas duermen, Animal de compañía y I am not a serial killer

¿Con qué nos obsesionamos? Con una canción que no podemos dejar de escuchar, con un par de zapatos nuevos o con la última tendencia gastronómica… ¿Es de verdad una fijación irracional o estamos usando el término muy a la ligera? Hemos de deciros que los protagonistas del Big Screen de esta semana soltarían una carcajada, más o menos maniaca, si se enteraran de que comparamos sus historias con no poder parar de tararear Despacito –o el último single de Alt-J en el caso de los más modernos-. Bienvenidos a estos tres relatos de una obsesión por amor, competencia e inspiración.

ANIMAL DE COMPAÑÍA

Cuando The Strokes hablaban de amor, cantaban Heart in a cage (corazón en una jaula). En el filme de Carles Torrens el amor está encerrado en una, literalmente.

Fotograma de Animal de compañía
Fotograma de Animal de compañía

El barcelonés Charles Torrens dirige un filme, a medio camino entre el terror psicológico y una oscura historia de amor, que pretende reflexionar sobre los juegos de poder en las relaciones de pareja. La película arranca intentando escudriñar en la psique de Seth (Domic Monaghan), un empleado de un refugio de animales obsesionado con la guapísima Holly (Ksenia Solo), que trabaja como camarera en una cafetería que frecuenta. Después de tres años intentando acercarse a ella y conquistarla sin éxito, decide que la tendrá por las buenas o por las malas. Pierde la paciencia y la secuestra, encerrándola en una jaula para animales de su trabajo. En ese momento comienza el giro de la película, Seth y Holly tienen mucho más en común de lo que parece a simple vista. Con un ritmo paciente, actuaciones sólidas y varios giros sorprendentes -reconocidos con un premio al mejor guión en el Festival de Stiges de 2016- lo que parecía un thriller de tortura para satisfacer nuestro lado más sádico, se convierte en un relato oscuro que va incluso más allá de la fábula del cazador cazado y examina cuánto estamos dispuestos a hacer en nombre del amor.

Animal de compañía se estrena el 16 de junio  en cines de nuestro país.

 

I AM NOT A SERIAL KILLER

El protagonista del filme de Billy O’Brien tiene tan clara su condición como los de Kasabian cuando escribieron You’re in love with a psycho. Pero de lo que también está seguro es de que, pese a sus instintos, no es un asesino en serie. Por eso, cuando uno entra en escena en su ciudad, decide que tiene que hacer todo lo necesario para pararlo.

Fotograma de I am not a serial killer
Fotograma de I am not a serial killer

El director irlandés Billy O’Brien adapta la novela homónima de Dan Wells, primera parte de una saga que ya va por la tercera entrega. La historia nos traslada a un pueblo de la América profunda en el que conoceremos a John Wayne Cleaver (Max Records), un adolescente que intenta controlar sus tendencias sociópatas e impulsos homicidas mediante una serie de reglas, juegos mentales y la ayuda de su terapeuta, Grant (Chrispher Loyd). Cuando una ola de misteriosos asesinatos empieza a conmocionar al pueblo, el joven descubre una pista y comienza a obsesionarse con la idea de atrapar al asesino en serie -que resultará tener poderes sobrenaturales, por cierto- bajo la amenaza de descubrir que él es mucho peor que su enemigo. El filme sigue los esfuerzos de este sociópata por integrarse en una sociedad que lo rechaza antes que convertirse en un Hannibal Lecter. Una propuesta que recuerda a la serie Dexter, aunque con un toque de ficción para jóvenes adultos, y que le ha hecho ganar en 2016 el premio a Mejor Película en el Festival de Stiges y a mejor guión en los premios británicos de cine independiente.

I am not a serial killer se estrena el 16 de junio en cines de nuestro país.

 

MIENTRAS ELLAS DUERMEN

“Every single day, every word you say, every game you play, every night you stay, I’ll be watching you”. La letra de la archiconocida canción de The Police bien podría ser entonada por los protagonistas del filme de Wayne Wang que adapta el texto de Javier Marías.

Fotograma de >i>Mientras ellas duermen
Fotograma de Mientras ellas duermen

El japonés Wayne Wong transforma la novela de Javier Marias en un thriller imbuido de fantasía voyeur, momentos reales, fijaciones morales y ensueños oníricos. La acción tiene como protagonista a Kenji (Hidetoshi Nishijima), un joven escritor que sufre un bloqueo creativo e intenta relajarse acompañando a su mujer, Aya (Sayuri Oyamada), a un viaje de trabajo en un complejo turístico. Una vez allí, la pareja formada por Sahara (Takeshi Kitano), un hombre de unos sesenta años con aspecto de yakuza retirado, y su jovencísima novia de diecinueve, Miki (Shiori Kutsuna), capta su atención y despierta su interés creativo. Kenji se obsesiona con la pareja y comienza a seguirlos descubriendo cosas que no debería saber. El punto culmen llega cuando el propio Sahara le confiesa que lleva muchos años grabando a su pareja mientras duerme porque quiere conservar su última noche, ya que está seguro de que un día lo traicionará y tendrá que matarla.

Mientras ellas duermen se estrena el 16 de junio en cines de nuestro país.

Coméntalo

comentarios