“BIG EYES”, Tim Burton.
Biopic pintoresco; “Este matrimonio es un cuadro”; diferencias creativas irreconciliables; los ojos son la ventana del alma; derechos de autor; mentiras arriesgadas y sin identidad; relación tóxica; feminismo.
Estados Unidos. Estreno 25 de diciembre.

 

R.E.S.P.E.C.T.

Salgamos de ese círculo de sales que rodea nuestra zona de confort:
Tim Burton se aventura fuera de su estrafalaria, oscura y espeluznante zona de confort (además de separarse de su otra mitad, Johnny Depp) para dibujar con su película número 17 el relato “burtoniano” más humano partiendo de la vida y obras de Margaret Keane… quien, también, movió ficha: atreviéndose a salir de la sombra bajo la que la ocultaba su cónyuge, Walter, personificando así el principio del movimiento feminista. Porque en la vida real no hay “copy/paste” que valga. Más vale equivocarnos que convertirnos en una copia exacta de nosotros mismos, ya se sabe: arriesgarse y, renovarse o morir.

 

“Big Eyes” está basada en la historia real de Walter Keane (Christoph Waltz), uno de los pintores más exitosos de los años 50 y principios de los 60. El artista alcanzó una notoriedad asombrosa al revolucionar la comercialización y accesibilidad del arte popular (el marketing de masas del arte) con sus enigmáticas pinturas de niños abandonados con grandes ojos. Vende cuadros, luego vende dibujos de sus cuadros, y después vende postales de los dibujos de sus cuadros: al no ser aceptado por las galerías ni los críticos de arte, Walter decidió crear sus propias galerías, publicó sus propios tomos ilustrados y descubrió cómo hacer los cuadros tan baratos que cualquier hombre corriente pudiera comprarlos. Incluso Andy Warhol reconoció haber tomado prestado un poco de la filosofía de Walter Keane. Sin embargo, la verdad terminaría saliendo a la luz: la obra de Keane no fue creada por él, sino por su esposa, Margaret (Amy Adams). Los Keane vivieron una mentira que fue creciendo hasta dejarnos los ojos como platos. “Big Eyes” se centra en el despertar de Margaret como artista, emergiendo de su papel de ama de casa de los años 50 que lo hace todo por su marido, y la tumultuosa relación que mantuvo con su marido, catapultado a la fama mundial mientras se llevaba todo el crédito por el trabajo de Margaret.

 

Además, Lana del Rey ha compuesto “Big Eyes” y “I Can Fly” para la BSO. Ambos temas comienzan como baladas de piano minimalista antes de explotar en exuberantes aperturas orquestales, con un canturreo dolorido de Del Rey, brindando una capa sobre capa de angustia y melancolía, expresando lo que Margaret Keane siente: un soliloquio de pensamientos interiores.

Años después, Margaret sigue diciendo que, sin Walter, nadie habría descubierto el arte que ella hacía. En la actualidad, tiene 86 años y vive a una hora de San Francisco. Walter murió en el año 2000, varios años antes de que el guión de “Big Eyes” empezar a tomar forma. Un fabuloso pedazo de historia que nadie conoce y creería… si no fuera porque Margaret y Burton dieron su respectivo paso al frente.

 

“Yo pinté cada ojo grande, cada uno de ellos, fui yo, y nadie lo sabrá excepto tú”
Margaret a su perro.

 

MUST WATCH

Ideal para: Para los que defienden fervientemente la propiedad intelectual y los derechos de autor; para los que viven bajo una mentira temiendo ser descubiertos; “burtonianos” y vírgenes de su filmografía.

Llévate a: A todo el que viva como un personaje secundario, o incluso como extra.

Te gustará si: Si alguna vez falsificaste la firma de tus padres; si te va el arte “kitsch”; si crees en esa máxima que reza “detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer”.

Videoteca de parecidos razonables: Matrimoniadas cinematográficas “based on true events & lovers”: cónyuges artistas como Frida Kahlo y Diego Rivera en “Frida” (Julie Taymor); delincuentes, “Bonnie & Clyde” (Bonnie Parker y Clyde Barrow); los dedicados al “sexo, drogas y rock ’n’ roll”, “Sid & Nancy”; más centrados en la música, el de Johnny Cash y June Carter aunque “En la cuerda floja”; y Stephen Hawking y Jane, su primera mujer, en “La teoría del todo” (estreno en cines el 16 de enero). Biografías cinematográficas de personajes que en principio parece que no fueron importantes e incluso se vieron marginados. Las apariencias engañan en: “Desenfocado”, sobre el éxito y fracaso del controvertido actor y locutor de radio Bob Crane; “El lobo de Wall Street”, basada en la ambición del corredor de bolsa neoyorquino Jordan Belfort; el cowboy de rodeo texano, Ron Woodroof, de “Dallas Buyers Club”; el expansivo Christopher McCandless y su aventura “Hacia rutas salvajes”; y por supuesto, “el peor director del mundo”, “Ed Wood”.

Filmografía selecta de Tim Burton: Comúnmente considerado como uno de los cineastas más imaginativos y visuales del cine. Suele acertar tanto con público como con crítica, a excepción de algunos casos (“El planeta de los simios”, “Sombras tenebrosas”). Además de su entrega al cine, ha demostrado un gran entusiasmo por la ilustración y la pintura, con lo que en “Big Eyes” se dan cita sus dos pasiones, cine y arte. Su mayor logro en la industria del cine ha sido ayudar a revitalizar el sector de la animación por stop-motion, empezando por su creación de 1993, convertida ya en clásico de culto, “Pesadilla antes de Navidad”, tras la que vendrían “La novia cadáver” (2005), y “Frankenweenie” (2012). Eso sí, al contrario de lo que se piensa, “Pesadilla antes de Navidad” fue dirigida por Henry Selick, y no por Burton, quien sí que se encargó de la idea, el concepto y la historia. Entre sus restantes hitos cinematográficos se encuentran “Alicia en el País de las Maravillas”, que ganó dos Óscar y recaudó más de 1000 millones de dólares en la taquilla mundial. Su título más alabado, el biopic de 1994 “Ed Wood”, ganó dos Óscar, un Globo de Oro y fue nominado a dos premios BAFTA. Posee un buen número de fervientes seguidores, que se ha ganado gracias fundamentalmente a la originalidad de trabajos convertidos hoy día en clásicos, como su ópera prima como director de 1985, la comedia de inesperado éxito “La gran aventura de Pee-Wee”, la divertida “Bitelchús”, de 1988, el taquillazo de acción de 1990 “Batman” y su secuela de 1992 “Batman vuelve”. Pero posiblemente su película más querida sea la fantasía romántica de 1990 “Eduardo Manostijeras”, dirigida, coescrita y producida por Burton, que marcó además el inicio de una larga colaboración salpicada de éxitos con el actor Johnny Depp, que ofreció una conmovedora interpretación en el papel principal. Sus restantes trabajos para la gran pantalla incluyen “Sombras tenebrosas (Dark Shadows)”, “Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet”, “Big Fish”, “Charlie y la fábrica de chocolate”, “Sleepy Hollow”, “El planeta de los simios” y “Mars Attacks!”. En 2009, su entusiasmo por el arte culminó en “El arte de Tim Burton”, un libro de 430 páginas que abarca más de 40 años de sus dibujos e ilustraciones. En noviembre de ese mismo año, el Museo de Arte Moderno inauguró una amplia exposición en Nueva York, que salió luego de gira por Melbourne, Toronto, Los Ángeles, París y Seúl. En 1997, publicó la querida serie ilustrada de poesías titulada “La melancólica muerte de Chico Ostra”. Durante su estancia en el departamento de animación de Disney, dirigió el cortometraje de animación por stop-motion de 1982 “Vincent”, que contaba con Vincent Price como narrador. Además, se acaba de anunciar la puesta en marcha de la secuela de “Bitelchús”, que volverá a contar con Michael Keaton y Winona Ryder.

MUST: 3 nominaciones a los Globos de Oro (Mejor Actor de Comedia/Musical –Waltz-, Mejor Actriz de Comedia/Musical -Adams-, Mejor Canción Original -Del Rey y su “Big Eyes”-). Por su paleta de intérpretes: Amy Adams (nominada al Óscar), Christoph Waltz (ganador de dos Óscar por “Malditos bastardos” y “Django Desencadenado”; Terence Stamp (“Las aventuras de Priscilla, reina del desierto”, “El ansia” y “El halcón inglés”), Jason Schwartzman (“Extrañas coincidencias”, “Academia Rushmore”) Danny Huston (“El Congreso” y “AHS: Coven”), y Krysten Ritter (“Veronica Mars” y “Vamps”). Por Tim Burton con la fotografía de Bruno Delbonnel (“Amelie”, “Harry Potter y el misterio del príncipe”, “A propósito de Llewyn Davis”), dirigiendo un guión de Scott Alexander y Larry Karaszewski (expertos en biopics: “Ed Wood”, “El escándalo de Larry Flint”, “Man on the moon”) y acompañado de la partitura de Danny Elfman (compositor habitual de Burton desde 1985). Por su colorido equipo creativo, por entregarnos un Burton alejado de su ideario y mundos estrafalarios para pintar una obra tan fascinante como cercana, en la que vuelve a poner los pies en la tierra para volver a sus raíces y comienzos. Un buen paso delante de madurez en su carrera. Porque todos pintamos algo en la vida y tenemos el derecho (y la obligación) de encontrar nuestra voz propia para valernos por nosotros mismos.

 

 

 

 

 

 

 

TRAILER OFICIAL VOSE

 

Coméntalo

comentarios