Hace unos cuantos números que dedicamos una generosa doble página de nuestra edición en papel a la colección debut de Josh Reim, una vuelta de tuerca hipster al British cool de toda la vida que superaba los confines del consabido binomio tartán + pitillos incorporando a la ecuación prendas tan ajenas a esas latitudes como el pantalón jodhpur, las camisetas de plástico o las Birkenstock (perdón, ugly flats) con calceto blanco a ras del tobillo. Con “Bad Music For Good People”, su colección para el próximo otoño-invierno, este lozano niño prodigio vuelve a adelantar por la vía fresca a figuras bastante más curtidas del diseño inglés, asentando su contumacia preppy y su pasión por el indie-rock como sus señas de identidad. Pantalones sastre de tergal y camisas college adquieren tintes díscolos con envolventes sudaderas y petos oversize, trabillas (literalmente) acordonadas, capas de red, estampados juguetones, leyendas que son un tributo a la libertad y colores neón que animan enteros el look. Cuélate en un estudio de grabación, márcate tu propia jam session y ¡que el ritmo no pare!

Coméntalo

comentarios