Cuando la hiperrealidad, el exceso y la floritura alcanzan sus límites máximos, la tendencia es echar el freno, mirar hacia atrás y volver a sentir aprecio por aquellas prendas que un día descartamos por no ser lo suficiente “cool”. Ahora, en cambio, lo más “cool” es tratar de no serlo. Todo lo que sube, baja; las modas vuelven y los básicos también. De aprovechar básicos de manera sobresaliente va la colección SS15 de Damir Doma. Un minimalismo evocador y una sencillez encantadora bañan cada prenda de la marca parisina para esta temporada. Piezas monocolor, tonos neutros, estampados minimal, total black looks… ¿El objetivo? Vestir de un modo tan –aparentemente- desintencionado que resulte totalmente pulido. Una llamada de atención a las exageraciones fashionistas y un cambio de rumbo hacia lo que de verdad perdura: el estilo.

 

Coméntalo

comentarios