Retrato de Rafael Moneo en la obra de los laboratorios de la Universidad Columbia NY. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié
Retrato de Rafael Moneo en la obra de los laboratorios de la Universidad Columbia NY. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié

Motivo suficiente para celebrar es que la obra de un arquitecto ocupe durante los próximos tres meses las estancias de una de las pinacotecas más importantes de Europa. Nada excéntrico, sin embargo, si la firma que subyace es la de Rafael Moneo. Ideólogo patrio por excelencia de la arquitectura contemporánea, cualquiera que haya caminado algo por ciudades como Madrid, se habrá topado con su obra en numerosas ocasiones. Camuflada, eso sí, entre la funcional vorágine urbanística que en la mayoría de ocasiones no nos deja a los profanos apreciar el bello arte de proyectar y construir.

Catedral de nuestra Señora de Los Ángeles, California, EEUU, 1996-202. Madera. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié
Catedral de nuestra Señora de Los Ángeles, California, EEUU, 1996-202. Madera. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié

 Le Corbusier decía: “Sólo una parte muy pequeña de la arquitectura corresponde al dominio del arte: el monumento funerario y el conmemorativo. Todo lo demás, todo lo que tiene una finalidad, hay que excluirlo del imperio del arte“. Pocos mausoleos forman parte de la vastísima construcción de Moneo, pero desde luego que muchas de sus obras se han convertido en conmemoración de lo que la arquitectura es capaz de decirnos de nuestras ciudades y nuestras sociedades. De eso va precisamente RAFAEL MONEO. Una reflexión teórica desde la profesión; una gran retrospectiva que, a través de 121 dibujos, 19 maquetas y 152 fotografías de un total de 52 proyectos emblemáticos, da buena cuenta de cómo ha evolucionado la obra de un arquitecto que siempre quiso reivindicar la arquitectura como cultura y forma específica de conocimiento.

Fábrica de transformadores Diestre, Zaragoza, 1964-1967. Fotografía Maspons Ubiña. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié
Fábrica de transformadores Diestre, Zaragoza, 1964-1967. Fotografía Maspons Ubiña. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié

Y todo ello, para mayor gloria del artista y su museo, tendrá lugar a partir del 4 de abril en el que fue uno de sus grandes proyectos en la capital española. Fue precisamente al arquitecto tudelano a quien le fue encargado el nada desdeñable proyecto de convertir lo que fuera el histórico Palacio Villahermosa y sede de la Banca López-Quesada en el Museo Thyssen-Bornemisza de nuestros días. Allí podemos apreciar hoy la obra del autor viajando a través de las diferentes corrientes, experiencias, lugares y edificios que han ido dando forma y sentido a su producción.

MONEO EN 7 ETAPAS

1. LOS AÑOS FORMATIVOS: La Escuela de Madrid

El organicismo propio de la llamada Escuela de Madrid: una arquitectura funcionalista que busca nuevas formas expresivas.

Perspectiva mano alzada. Ópera de Madrid, España, 1962. Lápiz sobre papel. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié
Perspectiva mano alzada. Ópera de Madrid, España, 1962. Lápiz sobre papel. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié

 

2. UNA EXPRESIÓN PROPIA: Primera madurez

La Historia como centro de su aproximación a la arquitectura y cuestionamiento de la coherencia formal de la Escuela de Madrid.

Sede de Bankinter, Madrid, 1973-1977. Lápiz sobre papel. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié
Sede de Bankinter, Madrid, 1973-1977. Lápiz sobre papel. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié

 

3. LA ESCENA INTERNACIONAL: Entre Madrid y Nueva York

Viaja a EE.UU para impartir clase en la Cooper Union y en Princeton y su obra se imbuye de una mayor apertura conceptual.

Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. © Michel Moran/OTTO
Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. © Michel Moran/OTTO

 

4. LA EXPERIENCIA AMERICANA: Harvard

Vuelve a tomar conciencia de la necesaria relación entre el pensamiento arquitectónico y la construcción, así como de un nuevo modo de ver la ciudad y su escala.

Kursaal, Auditorio y Centro de Congresos, San Sebastián. © Michel Moran/OTTO
Kursaal, Auditorio y Centro de Congresos, San Sebastián. © Michel Moran/OTTO

 

5. UNA PRÁCTICA PROFESIONAL GLOBAL: Regreso a Madrid y reconocimiento internacional

Comienzan los años de gran reconocimiento internacional y concesión de numerosas distinciones, incluyendo el premio Pritzker. El concepto del lugar cobra importancia fundamental en su obra. Ampliación del Museo del Prado de Madrid.

Ampliación del Museo del Prado, Madrid 1998-2007. Fotógrafo Michael Moran. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié
Ampliación del Museo del Prado, Madrid 1998-2007. Fotógrafo Michael Moran. © Rafael Moneo. Cortesía Fundación Barrié

 

6. LA OFICINA EN EL CAMBIO DE SIGLO: El presente de una práctica profesional reflexiva

Trata de mostrar cómo las contradicciones de un encargo y la realidad de su construcción no son un lastre sino las principales oportunidades para el desarrollo de su arquitectura.

Edificio de Laboratorios para la Universidad de Columbia, Nueva York. © Buccio Malagamba
Edificio de Laboratorios para la Universidad de Columbia, Nueva York. © Buccio Malagamba

 

7. DE PALACIO VILLAHERMOSA A MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA. Historia de un edificio

A la muestra sobre el autor, acompaña además una muestra complementaria que viaja a través de la historia del edificio a través de grabados, dibujos, planos y fotografías desde mediados del siglo XVIII hasta su transformación, en 1992, para convertirse en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Maqueta del Museo Thyssen-Bornemisza, antiguo Palacio de Villahermosa. Madrid, 1989-1992
Maqueta del Museo Thyssen-Bornemisza, antiguo Palacio de Villahermosa. Madrid, 1989-1992

‘RAFAEL MONEO. Una reflexión teórica desde la profesión’.
Del 4 de abril al 11 de junio. Museo Thyssen-Bornemisza. Paseo del Prado, 8. Madrid.
De martes a viernes y domingos, de 10 a 19 h; sábados, de 10 a 21 h.

Coméntalo

comentarios