0C+B Collection, de Hermione Flynn © Fredrik Altinell

Aunque sea fácil de ocultar, es probable que muchos en algún momento hayamos jugado en el armario de nuestros padres y nos hayamos “confundido”. El pañuelo de tu madre, la corbata de tu padre o el abrigo de piel al fondo del armario. Podríamos tirar hacia un lado u otro, aunque al ser descubiertos por ellos nos hubiéramos “equivocado”. Vestido rojo en niño prematuro, corbata en niña de mejillas sonrosadas. Femenino, masculino, etiquetas que ahora, en una industria cada vez más rápida, empiezan a cuestionarse a riesgo de extenderse al streetstyle más normativo desde la pasarela ¿Qué ocurriría si dejáramos de hablar de femenino y masculino? Fotografías de desfile: Peter Stigter.

1

3

9

Ambos opuestos podrían converger a un punto o ir al lado más extremo. La tendencia más sobria (siluetas rectas que concluyen en uniformes para ambos géneros) junto a otra que permita toda una explosión de color, patrones y formas. El unisex puede ser más que un único apartado de una firma de low cost. No basta con unificar opuestos con un vaquero y una sudadera, habría que ir aún más allá, ser más creativo e idear fórmulas en las que ambos sexos destacaran bajo un mismo patrón. De hecho, son cada vez más los designers que se suman a este modo de producción. La artista y diseñadora Hermione Flynn ha dado con un concepto que pasa por tender puentes entre lo tradicionalmente masculino y lo femenino.

5

El unisex puede ser más que un único apartado de una firma de low cost. No basta con unificar opuestos con un vaquero y una sudadera, habría que ir aún más allá.

4

Su objetivo es lograr una representación auténtica de la vestimenta unisex. Por ello, en su última colección C(ocktail dresses) + B(allgowns) une los conceptos de la vestimenta festiva de hombre y mujer en pos de la funcionalidad. Un trabajo que tuvo el reconocimiento de la industria al recibir el Kaltblut Magazine Fashion Award este año. Al aproximarse al diseño trabajó como si diseñara vestidos para hombres, creando conversación sobre un tabú como el de la falda en un chico dentro de la cultura occidental. La deconstrucción del pantalón se produce de tal manera que a lo lejos es lo que vemos, aunque si miramos cerca no haya separación entre las piernas. Transparencias en forma de top dan paso a capas con múltiples bolsillos para que nada se pierda. Sin embargo, la androginia no es protagonista y en cada look reconocemos el género que lo lleva. Coger lo mejor de un lado y otro sin perder la identificación individual, funciona.

6

7

8

Hacer del unisex algo palpable a pie de calle requiere de procesos como este dentro de lo cotidiano. Coger una falda tartán y combinarla con una sudadera de neopreno si es lo que te pide el cuerpo. Llevar un pantalón de pinza atado con cinturón y hacer de una americana un vestido. Pequeños actos que utilicen la moda como inspiración terrenal. Eliminando barreras, encontraremos libertad y sólo así hacer florecer por fuera nuestro interior será posible ¿Cuál es tu apuesta?

0-2

0-4C+B Collection, de Hermione Flynn © Fredrik Altinell

Coméntalo

comentarios