El fetiche, la admiración, el odio, el respeto y la pasión por Andy Warhol crecen con el paso del tiempo y, aunque parezca inusual, cada día más. Sus imágenes, fotografías, recortes y apuntes ya no son sólo objetos de coleccionista sino también de culto. Andy Warhol, dentro de su propia cosmogonía, fama y visión, era muy consciente de la importancia de su propio ser, del peso de su poder mediático, del propio personaje que era y del icono que iba a ser;  así pues para deleite de todos creó distintas “cápsulas del tiempo” para poder obsequiar en el futuro a todos sus fans y amantes con sus pertenencias. Por todo ello, además de también por el factor comodidad, comenzó a guardar sus propias cosas en cajas de cartón o Time Capsules desde al año 1974 hasta el año de su muerte, en 1987.

A lo largo del tiempo se han ido abriendo estas cajas y han sido, muy muy pocos, los afortunados que han podido presenciar (que no tocar) los objetos únicos y personales del propio Warhol.
Con todo esto en mente, The Andy Warhol Museum ha creado una página web/presentación llamada the warhol: Time Capsule 21 en donde podéis escoger una entre todas las cápsulas. La originalidad no sólo radica en el concepto sino también en las cientos de posibilidades y recovecos a los que se puede llegar y curiosear.
Obras de Basquiat, de Keith Haring, sus míticas polaroids o las imágenes y recortes de los periódicos del 3 de junio de 1968, el día que le atacaron.
Si creíais haber visto todo de este icónico artista, todavía queda  mucho por descubrir.

Coméntalo

comentarios