No hay herramienta más agradecida que un fashion film en lo que a plasmar toda la carga conceptual de una colección se refiere. Si ya de por sí atisbamos matices propios del género más dark del séptimo arte en las creaciones de McQueen, era de esperar que su traducción a vídeo fuera radicalmente inspiradora. Y además, toda una lección de aprovechamiento de recursos, ya que fue rodado durante el backstage del desfile de su colección FW16/17. Ochenta segundos del “glam-gothic” más puro desfilarán ante tu retina antes de pasar a quedar por siempre en tu cabeza.