Ahora o nunca. María Ripoll. España, 2015. Comedia romántica. Estreno 19 de junio

 

CÁSESE QUIEN PUEDA

“Lo que nos queda es el humor”. Quien así habla es María Ripoll, cineasta barcelonesa que a lo largo de su carrera ha compaginado sabiamente drama y comedia en una filmografía heterogénea, pero con una reconocible sensibilidad. Si su penúltima película, Rastros de sándalo, sembraba el dolor entre India y el mediterráneo, la realizadora retorna ahora a la opera bufa poniéndose al frente de “Ahora o nunca”, que tiene todas las papeletas para convertirse en la comedia del verano. Y es que, cuando de arrancar risas se trata, un guión hilarante no es nada si no se dispone de intérpretes a su altura. Y quién mejor para ello que ese rey Midas que es Dani Rovira, que de monologuista de traca ha pasado a convertirse en piedra angular de la comedia española gracias a un título, la celebradísima Ocho apellidos vascos, que no sólo batió el récord histórico en taquilla, sino que consiguió reconciliar a la industria cinematográfica patria con el público local. Con guión de Anna Soler-Pont, con la que Ripoll ya formara tándem en la pretérita Rastros de sándalo, la directora lleva a la pantalla la historia de dos jóvenes enamorados que deciden casarse… cueste lo que cueste. Partiendo de esa mina de anécdotas que es el escaso rigor de según qué compañías aéreas, la película retrata de forma vivaz el carácter marrullero del españolito de a pie en un jocoso catálogo de despropósitos y exabruptos ante la atónita mirada de nuestros comedidos vecinos europeos. Una carrera de obstáculos que, a pesar de tirar de clichés, siembra la hilaridad con efectivos gags que ponen al espectador frente al espejo para reírse de sí mismo.

7

9

6

8

11

5

10

Quién: Dani Rovira, flamante Goya al Actor Revelación, y María Valverde como novios prestos y dispuestos a darse el “Sí, quiero”.
Qué: El accidentado vía crucis de los novios (y sus respectivas comitivas) hacia la campiña inglesa donde celebrarán su boda… si las fuerzas del universo se lo permiten.
Cuándo: Ahora o nunca.
Dónde: Itinerario improvisado en función de las inclemencias, parada en un coffee-shop de Amsterdam incluida.
Por qué: Porque siempre es buen momento para reír.

 

TRÁILER

Posología: Espectadores indulgentes, amigos de las risas enlatadas y fans del dúo Rock Hudson-Doris Day.
Contraindicaciones: Almas en búsqueda del sentido de la vida, wedding planners y parejas que contemplen pasar próximamente por la vicaría.
Efectos secundarios: Vértigo y jet-lag.
Véase también: Ocho apellidos vascos, El Inicio De Todo Esto, y A tres metros del cielo, una (dramática) aventura romántica de María Valverde.
Pedigrí: Aún por determinar. ¿Es mucho pedir un segundo Goya para Dani Rovira?

 

CLIP

Coméntalo

comentarios