FOTO-4-TWIN-PEAKS

¿Qué es Twin Peaks? ¿Por qué fue el símbolo de toda una generación televisiva? ¿Dónde está el secreto de su magia? A todas estas preguntas y muchas más da respuesta el libro Twin Peaks. Fuego, camina conmigo. Obra de Carmen Viñolo -entre otras cosas, también autora de Fargo. Una historia real y la obra teatral escrita junto a Juan Soto Viñolo, La hipoteca de nuestra vida-, el destino quiso que su libro se anticipara poco antes de saberse la noticia del retorno del gran imaginario de Lynch. Más allá de la perfecta sincronía de acontecimientos, este ensayo novelado transciende como el mapa de carreteras principal que ayuda a entender la esencia de este pueblo fantástico, también ofreciendo perspectivas y reflexiones renovadoras. Porque para estar preparados ante lo que nos deparará la tercera temporada, primero hay que contar con todas las claves de los capítulos precedentes. Por eso hoy toca charlar con Carmen Viñolo sobre su libro y lo que nos espera ante el regreso de la serie.

En tu libro Twin Peaks. Fuego, camina conmigo redimensionas la importancia de figuras –aparentemente- secundarias como el hombre manco, el agente Albert Rosenfied o Nadine. ¿Por qué son tan fascinantes estos personajes para ti?
Los personajes secundarios de Twin Peaks son el alma de la serie. Crean esa atmósfera única, original, surrealista. Son personajes muy propios de la iconografía lynchiana: un hombre manco, una mujer con un leño, un viejo carniseco de andares lentísimos, un gigante… También dan muchas capas a la serie, un misterio. Por ejemplo, el hombre manco es una de las figuras cruciales en cuanto a misterio se refiere. Es sencillamente fascinante. Albert Rosenfield, tengo que confesar que es uno de mis personajes favoritos, es el contrapunto del agente Cooper, un tipo cínico hasta la médula que el FBI manda a ese culo del mundo que es Twin Peaks, cuando él desprecia los villorrios y a sus gentes en lo más hondo. Respecto a Nadine, bueno, empiezo el libro con ella. Me parece uno de los personajes más interesantes de la serie, porque su historia representa el reverso del sueño americano.

Twin Peaks es mayoritariamente recordada por ser una creación de David Lynch. Sin embargo, uno de los objetivos de tu libro es reivindicar la relevancia de Mark Frost en el desarrollo de la serie. ¿En qué radica la influencia de Frost en la confección de la serie? ¿Hubiera sido lo mismo sin él?
En este aspecto no se puede hablar de una influencia de Frost en la serie, sino de una co-creación entre David Lynch y Mark Frost. Sí, es cierto que en todo lo audiovisual siempre se da más importancia al director que al guionista, pero el tándem Lynch-Frost funcionó como tal desde el principio. Lynch dijo de Frost que él era, como mínimo, el 50% de Twin Peaks. No está mal. De hecho, Frost tuvo un papel más activo en algunos episodios de la primera temporada, cuando David Lynch estaba haciendo Corazón salvaje, o en la segunda, cuando Lynch abandonó la serie. Mark Frost aportó cohesión al programa y mucha experiencia en el mundo de la televisión, que Lynch desconocía por completo.

FOTO-3-TWIN-PEAKS
Portada del libro Twin Peaks. Fuego, camina conmigo de Carmen Viñolo

“Twin Peaks y Seinfeld demostraron que la televisión no tiene por qué ser un vertedero de basura. Puede hacerse arte y la gente querrá verlo. Si alguien le hubiese dicho esto a un ejecutivo en 1989, como poco, se habría echado a reír”.

Creo que un punto cardinal de tu planteamiento sobre el universo Twin Peaks se basa en cómo el perfil fantástico de la serie es una representación metafórica de una realidad terrible. De lo podrido que está ese pueblo y sus gentes.
Lo fantástico, la Habitación Roja, son espacios escondidos, ocultos de un mal que acecha. Ese mal que convive con nosotros, más cerca de lo que imaginamos. A Lynch siempre le ha interesado aquello que está por debajo de la superficie, lo subterráneo. Esto es una metáfora de querer descubrir o, mejor dicho, revelar lo que se encuentra tras la fachada de esa América feliz de los años cincuenta. En Twin Peaks, todos los personajes son increíblemente bellos, pero detrás de esa belleza se esconde en muchos casos la decadencia, la locura o el abuso.

Dentro de todo esto, temas como el maltrato o la misma violación de un padre a su hija eran tabú en la televisión de aquella. Argumentas que Twin Peaks marcó un punto y aparte en este sentido. Mucho se habla de que la generación de oro de la televisión nace en el siglo XXI. Pero, en aquellos momentos, series como Twin Peaks o Seinfeld marcaron un nuevo kilómetro cero para la televisión.
Sin duda, Twin Peaks y Seinfeld fueron las dos series que abrieron las puertas a una nueva televisión dentro de Estados Unidos. Y pienso que, a día de hoy, están en el Top 5 de las mejores series de televisión, junto a The Wire, Gomorra y Larry David, con permiso de las series británicas de los setenta –Monty Python’s Flying Circus, Fawlty Towers o The Young Ones-. Twin Peaks y Seinfeld tenían una voluntad creativa del todo insólita en la televisión del momento, querían hacer algo realmente bueno y, al mismo tiempo, subvertir el medio. Con estas dos series se demostró que la televisión no tiene por qué ser un vertedero de basura. Puede hacerse arte y la gente querrá verlo. Si alguien le hubiese dicho esto a un ejecutivo en 1989, como poco, se habría echado a reír.

Twin Peaks. Fuego, camina conmigo ha pasado con gran éxito por el Festival de Sitges, ha sido reconocido como obra de culto de la serie y ha recibido un aluvión de críticas entusiastas; entre ellas, la de “haber reinventado el ensayo cinematográfico”. De hecho, la lectura del mismo es como la de adentrarse en un laberinto que te va llevando a zonas y reflexiones que aportan savia nueva a todo lo escrito sobre Twin Peaks. ¿Cuál fue tu planteamiento a la hora de escribirlo?
Pasé mucho tiempo pensando en cómo abordar esta serie tan enigmática y única. No quería hacerlo de forma convencional o académica, como la mayoría de ensayos cinematográficos, que están pensados para un público muy entendido o erudito. Creo que Twin Peaks es una serie maravillosa que puede interesar a mucha gente, lo mismo que un libro escrito sobre la serie, de modo que intenté estructurar el ensayo de forma intuitiva. Hubo gente que me dijo que era como leer una novela.

“David Lynch dijo de Mark Frost que él era, como mínimo, el 50% de Twin Peaks. No está mal. Mark Frost aportó cohesión al programa y mucha experiencia en el mundo de la televisión, que Lynch desconocía por completo”.

Muchos de los rumores sobre el regreso de Twin Peaks versan sobre la libertad creativa que David Lynch reclamó a Showtime. Incluso una de las teorías apuntan a que el remozado mundo de Twin Peaks tendrá un fuerte reflejo de Inland Empire. ¿Crees que esta vía tan experimental es posible para las grandes audiencias que se presumen para la ocasión?
La batalla entre David Lynch y Showtime acaparó muchos titulares hace un par de años. Fue algo divertido, la verdad. Era como la lucha entre David y Goliath, entre el artista y el productor. Al final, ganó Lynch. Showtime sabía que sin él Twin Peaks no tenía sentido. También hay que tener en cuenta que, en su momento, Twin Peaks fue un fenómeno mundial, y eso que no era una serie pensada para las grandes masas. Ya en la primera y segunda temporada lo experimental tenía un peso considerable y, pese a eso, funcionó bastante bien. Lo que puede pasar ahora, no sé. Hacer predicciones es arriesgado. Ahora hay mucha competencia y más calidad en comparación con hace veinte años. Pero sí que es una serie que tiene muchos adeptos incondicionales, muy exquisitos, que tienen ganas de más.

De hecho, uno de los aspectos más sorprendentes es que Lynch ha grabado los 18 episodios como si se tratara de una única película. Y el primero será de dos horas. ¿Es posible que el primer capítulo retome la excelencia del último de la segunda temporada?
Tengo mucha fe en la excelencia de Lynch. Mis expectativas son altas, la verdad. De todos modos, hay que tener en cuenta que este primer episodio es eso, un primer episodio, un comienzo. El episodio final de la segunda temporada, que entonces fue pensado como el final de la serie, acabó siendo el momento culmen de Twin Peaks. Está claro que algo así es difícil de superar. Pero creo que Lynch no se habría metido en esto si no se viera capaz de hacerlo.

Como bien señalas en tu libro, Twin Peaks se cerró de forma que no fuera concebible una continuación. Bueno, todo menos ese anuncio de Laura Palmer: “Nos veremos en 25 años”. Dentro de un universo abierto como éste, ¿qué vías te gustarían que Lynch y Frost exploraran en esta nueva temporada?
Para empezar, me parece muy interesante que se hayan planteado Twin Peaks 25 años después, no sólo porque hacía honor a esa frase de Laura Palmer -que, ¿quién habría imaginado que eso pudiera suceder?-, sino porque podremos contemplar la evolución de todos esos personajes tan icónicos, qué ha sido de ellos en todo este tiempo y, lo más interesante, qué va a sucederles a partir de ahora.

Foto-TWIN-PEAKS-1-Carmen-Vinolo
Carmen Viñolo

¿Twin Peaks volverá a cambiar la industria de la televisión?
Creo que va a traer una especie de brisa fresca y renovadora. Va a ser algo muy interesante. Lo de que cambien la industria, eso lo veo más difícil, porque ya lo hicieron en su momento. Además, la industria ya ha cambiado mucho en los últimos veinte años, al menos en lo de ofrecer más calidad a sus televidentes y más libertad a sus creadores. Pero seamos sinceros, lo que prima en ese mundo, en los que lo dirigen, es el dinero. Ahora bien, si la tercera temporada de Twin Peaks sale tan bien como muchos esperamos, situará el listón muy alto. Se lo pondrá difícil a las nuevas series.

Ya para acabar, no puedo terminar sin preguntarte si uno de tus futuros objetivos dentro de tu polivalente trayectoria es el de retomar el mundo de Twin Peaks en forma de ensayo. Creo que la ocasión lo merece.
Sí, esa es la idea. He empezado a recopilar información y estoy a la espera de que se estrene la tercera temporada. Y luego, manos a la obra. Será emocionante sumergirme de nuevo en el universo Twin Peaks. La última vez, casi me quedo atrapada en la Habitación Roja (risas).

FOTO-2-TWIN-PEAKS

Twin Peaks. Fuego, camina conmigo es un libro editado por Quarentena ediciones.
En España, el regreso de la serie está anunciado para el 22 de mayo.

Coméntalo

comentarios