La búsqueda del outfit perfecto cada mañana parece recordarte a la infancia, cuando pasar de nivel en Super Mario era una odisea y ni hablar de rescatar a la Princesa Peach. Sería más sencillo en la época de tu padre cuando un traje era todo lo que bastaba para batallar el día a día, y es que las exigencias del hombre moderno han revolucionado el armario. ¡Game over! Lo sentimos, traje tradicional fuera, pero has ganado una nueva vida (o cien). La colección de Filippa K ha pasado la fase de exploración con honores y, aún así, no deja de indagar en la sastrería moderna y el funcionalismo contemporáneo para vestir al hombre urbano las veinticuatro horas del día. Esta temporada recurre a sus básicos, con matices sportivos, militares y de calle, que desafían el ADN minimalista del estilo masculino. ¡No te arrepentirás!

Coméntalo

comentarios